headerindex (1)
topbannermen

Agrandando la grieta

Dando inicio a la octava semana de la Liga de Football Americano Argentina el conjunto de Legionarios derrotó por un ajustado 14-6 a sus pares de Cruzados en una victoria que los separa del fondo de la tabla.

 

Con cero victorias para la Hermandad hasta el momento, y tan solo una para el conjunto de la legión dorada, era de suma relevancia el resultado que tuviese esta fecha, ya que competían los 3 últimos de la tabla (Legionarios vs Cruzados, y Tiburones vs Corsarios); y dos de ellos lo hacían entre sì. De ganar los de dorado lograrían la separación de sus rivales directos por más de un encuentro; pero de lo contrario, si los triunfadores eran los de verde y plata, se ajustaría aún más la pelea por el 4to lugar para ingresar a playoffs, dando ya casi por sentado que los primeros tres puestos serán para Jabalíes, Corsarios y Osos Polares respectivamente.

 

Comenzaba el encuentro con mayores errores que aciertos para ambos combinados, algo cuanto menos esperable para estos equipos que vienen con balance de puntos negativos, con ofensivas que no logran encontrar su estilo, con mariscales que no han logrado asentarse, y con nuevas cabezas en la dirección a la hora de tomar las decisiones. Pasaban así las primeras posesiones para cada bando, con fumbles y pases incompletos para los comandados por Dietsch; y con corridas frenadas casi en la linea, envios aereos sin destino, y faltas personales en contra para Urzua y su ofensiva.

 

Pero lentamente, y producto también de las deficiencias de las defensivas rivales, ambos ataques empezaban a encontrar su propio ritmo, y lograban encadenar series en donde podian renovar los intentos en ocasiones consecutivas. El primero en lograrlo era Legionarios, que basándose casi enteramente en el juego terrestre, por medio de su QB y de Ramírez, avanzaban ya dentro de territorio rival. Pero alternando el corredor con Rumbola hacía que pierdan la explosividad del #21, y tras dos corridas sin ganancias ya se resignaban a despejar el ovoide.

 

Era el turno ahora de Urzúa de ponerse el equipo al hombro, y generar impacto dentro del campo de juego. Con una larga serie que comenzaba dentro de su propia yarda 14, se aventurarían a recorrer casi todo el sintético de Champagnat. Con un juego mayoritariamente aéreo, con Steinborn como su principal arma, y con alguna que otra participación del TE Rozas, sumado a corridas esporádicas del mismo mariscal, Urzua lograba mover las cadenas una y otra vez. Aprovechaba el QB el enfrentamiento favorable que tenía su hábil receptor frente al ex QB rival, Sánchez, y lo buscaba casi religiosamente; hasta que en un largo intento de pase, el balón terminaba en manos de Franceschetti, echando por tierra todo lo bueno que habían encadenado hasta el momento, pero por suerte para los dirigidos por Saettone, un pañuelo amarillo invalidaba toda la acción (una interferencia defensiva de Sánchez sobre Steinborn). Reincidía Urzúa en la búsqueda de su receptor favorito, y esta vez lograba la larga conexión, con la cual casi anotaban ya que el #23 salia del campo tras la gran recepción a tan solo 1 yarda de la zona de anotación. Desde allí pan comido sería para el FB Ibarra, quien tomaba el balón y arremetía tras su línea ofensiva para ingresar a tierra prometida y darle la ventaja a su equipo por 6-0, y la ilusión de lograr su primera victoria del año.

 

Transcurriría el resto de la primera mitad sin pena ni gloria para estos combinados, que caían en un estancamiento, en donde solamente se destacarían jugadas de las defensas, pero que no lograban de todas formas inclinar la balanza para un lado ni el otro. Una intercepción del joven novato venido de Juveniles, Lars Riecke, le daba a su equipo una buena posición de campo en territorio rival; pero esa serie ofensiva era desaprovechada producto de una interferencia ofensiva de Ciruzzi que los echaba 15 yardas para atrás, derivando en un intento de despeje, en donde aparecería la otra jugada relevante de las defensas, con el LB Calvo, quien lograba recuperar un fumble en el intento de despeje, y le devolvía el balón a su ofensiva en campo contrario, pero también era desaprovechado por su equipo.

 

Iniciaba el complemento con la misma animosidad vista al principio del partido, con más faltas que jugadas grandes, con más corridas frenadas en la línea que pases completos, y con mayor aburrimiento en las gradas que jolgorios y aliento. Pero la balanza parecía volver a inclinarse en favor de unos en apenas un par de posesiones; en un intento de despeje de Legionarios, hacían un fake de Punt con posterior corrida de Ramírez para casi 20 yardas, pero se anulaba la gran jugada producto de un holding de la línea, y como si no fuese ya suficiente con echar por tierra tal buena oportunidad de sorpresa, en el verdadero despeje acontecido, el novato estrella a esta altura, Lars Riecke lograba devolver el ovoide hasta casi zona roja contraria, dándole a Urzua y su ofensiva una situacion inmejorable de empezar a ensanchar la diferencia en el marcador.

 

Estaba todo servido para que Cruzados comience a encaminar su primera victoria del año, comenzando en la yarda 20 rival, y con un intento de pase a Steinborn que derivaba en interferencia defensiva, los ubicaba con el balón a tan solo 5 pasos de la segunda anotación. Pero en un forzado pase del mariscal, que justo recibía el golpe antes de lanzar, revoleaba el balón con la esperanza de que el #23 verde y plata lo salvase, pero en su lugar encontraba a Calvo, otra de las figuras defensivas del encuentro, totalmente solo en el medio de la zona de anotación, para hacerse con la fácil intercepción, y darle un gran alivio a todo su sideline, a quienes les volvía la sangre al cuerpo tras el sufrimiento de la posibilidad de que la Hermandad los alcance en el 4to puesto con total seguridad.

 

Luego de la recuperación, Legionarios se disponía a asegurar el balon, y hacer lo único que les había salido en todo el día, correr con Ramírez. Comenzaban así su serie ofensiva desde la yarda 20, dándole el balón al #21 de dorado: primero 15 yardas, luego otras 9, después unas 11 más, y se adentraban a territorio contrario. Esto sumado a la alternancia con las corridas del mismo mariscal, los depositaban finalmente a tan solo 6 yardas de la zona de anotación. Desde allí, y tras un buen engaño de corrida, el QB se disponía a llevar el ovoide por la derecha prácticamente solo para empatar el partido. Punto extra completo, y 7-6 para la legión dorada que daba vuelta el encuentro.

 

Era el turno de Urzúa de volver a llevar a su equipo al frente, y arrancaban por buen camino. Un facemask de Torres de la Puerta en un intento de corrida de Rolleri los hacía adelantarse 15 yardas, y tras un largo envío hacia Ciruzzi se adentraban a campo contrario. Pero de ahí en adelante la defensa dorada no permitiría más acarreos ni pases completos, obligándolos a despejar. Una vez más la defensa se haría cargo del encuentro y llevaba a cabo una gran jugada; mientras el QB se disponía a despejar el balón (ya que Urzua es también el encargado de los punts), la sobrecarga por la derecha de la linea era más que lo que podían contener, y era la figura Calvo quien llegaba limpio a bloquear el balón, recuperándolo en zona roja de Cruzados.

 

Lamentablemente una vez más la gran jugada defensiva era desaprovechada por la ofensiva, y Dietsch y compañía no lograrían cosechar puntos. Una corrida bien detenida, sumado a una captura sobre el mariscal, los echaban casi 15 yardas para atras, sacándolos de zona de peligro. y para colmo, un envio aereo muy elevado hacia Ramirez era interceptado por la figura defensiva de la Hermandad, Lars Riecke, quien hubiese anotado de devolución si es que no hubiese pisado la línea a tan solo 18 yardas del endzone rival, queriendo esquivar una tackleada.

 

Parecía ser costumbre ya en el encuentro, pero las ofensivas nuevamente desaprovecharían toda la ayuda brindada por las defensas, y seria asi como Urzua y compañía no lograrian poner el encuentro a su favor a pesar de comenzar ya dentro de zona roja rival. Si bien tras dos acarreos de Ibarra llegaban a tan solo 5 yardas de zona de anotación, echaban todo a perder cuando tomaban la decisión de intentar via aerea, ya que el receptor Steinborn cometia el pecado de hacer interferencia ofensiva para intentar hacerse con el balon, lo cual resultaba en 15 yardas hacia atras; lo que sumado a una posterior captura en manos de Funes hacia inalcanzable la anotacion para el brazo del inexperto mariscal.

 

Ya dentro de la pausa de dos minutos recuperaba el balon Dietsch y su ofensiva tras la pérdida de intentos de Cruzados, en sus propias yardas 30. Ya era cuestion de solamente correr el balon y esperar que se consuma el reloj, pero en apenas su segundo acarreo, Ramirez encontraría un gran hueco por donde cortar hacia afuera, agarrando la banda solo frente el verde césped de Champa, recorriendo mas de 50 yardas para anotar y sellar el encuentro 14-6.

 

Quedaba tiempo nomas para que la Hermandad intente pases largos con la esperanza de anotar, frente a una defensa que estaba ya desplegada esperando con coberturas largas. Fue asi como en el primer pase ya seria interceptado por Sanchez, sellando finalmente el partido.

 

Un encuentro que en principio parecería definir el destino de ambos equipos, con Cruzados sumiéndose en el fondo de la tabla, junto a Tiburones, como los únicos equipos que no conocen lo que es la victoria en la temporada. Mientras que por su parte Legionarios, si bien ganó un respiro y un poco de aire al saber que está a dos partidos de ventaja de sus inmediatos perseguidores por el 4to puesto de playoffs, y ya puede aspirar hasta terminar en tercer lugar, no ha demostrado dentro del campo de juego el nivel necesario para pelearle mano a mano a Osos Polares, ni mucho menos a los líderes del campeonato. De todas maneras la temporada es larga, y están a tiempo de comenzar a buscar su identidad ofensiva, y apoyados por una buena defensa, lograrán llegar tal vez a postemporada con las esperanzas de llegar a su primer Tazón desde el 2011.

 

Author

Tomás Kouba