headerindex (1)
topbannermen

Aztecas se quedo con un gran clásico

Menos de 20 segundos pasaron para que Aztecas sacuda el marcador del derby contra Coyotes. De hecho, la mismísima patada que abrió el partido dejó puntos para los dirigidos por la dupla Gabriel Corsini y Nicolas Calvo, que hicieron lo justo para ganar el clásico de la categoría por 22-20.

El kickoff inicial auguraba una penosa tarde para los de bordó en la mañana del sintético del Club Champagnat. Es que luego del pique, el 87 de Coyotes, Braian Barrionuevo, tomó el control del balón y dispuesto a correr recibió varios tackles hasta que Tomás Cáceres le usurpó el cuero para sumar los primeros puntos del partido. Así se disponía Agustín Geist cuando ingresó a liderar su ofensiva: sin posiciones, La Manada ya se veía debajo en el marcador. Pero Geist, siempre por tierra, no precisó grandes transiciones para igualar el meeting. El touchdown que igualó las acciones fue por obra de Gonzalo Carreras que, tras romper cuatro tackles y con ayuda de los bloqueos de Barrionuevo, puso el 6-6 parcial.

Si bien en el inicio del clásico parecía que Aztecas arrasaba, con el correr de los minutos las cosas se fueron igualando. Una posesión y a casa. Así fue el primer cuarto o por lo menos lo que pasó después de las dos primeras anotaciones. El segundo también terminaría en tablas. Con la irregularidad de las ofensivas como factor constante, Coyotes, de la mano de Geist, corría y Aztecas, con pases al Lucas Amadori, avanzaba. Ya en el inicio de los segundos 10 minutos, en el cuarto intento y a 16 yardas de renovar, Aztecas sorprendió con un punt que no fue punt y que terminó con una corrida de toda la cancha del 13, Santiago Torres, para dejar el marcador 14-6, luego del punto extra acertado gracias a una conexión aérea entre el QB, Tomás Lemos, y Cáceres.

Necesitado de dar un paso al frente, Coyotes despertó en los segundos finales de la primera mitad. Que la defensa de Coyotes tenía facilidades para llegarle al mariscal verde ya no era una novedad. Y a esto, se le sumó una intercepción que sería la clave de lo que vendría después: las veinte yardas que pudo avanzar Facundo Suárez tras anticipar a cualquier Azteca que ansíe la pelota, el pase de Geist a Carreras casi cayéndose con un defensivo encima y, la frutilla del postre, el punto extra para que Nicolás Verdasco empate de nuevo todo. Fiesta mamífera y a la segunda mitad.

Mientras que el dominio de Coyotes crecía, el transcurso del tercer cuarto mostraba la cara más aburrida del partido. Las posesiones eran del equipo de González pero no suscitaban peligro alguno. Por su parte, Aztecas esperaba su jugada. Las corridas retardadas de Geist, puñales en cualquier defensa de la Liga, eran el arma principal y, por lo tanto, la más efectiva. Lucas Amadorio, el 18 verde, fue determinante para que otra vez el conjunto de Corsini y Calvo se pusiese en ventaja. Primero, recuperó un fumble tras una corrida de Geist. Luego, recibió en su propia yarda siete y anotó el tercer TD de su equipo. Otra vez, el punto extra tuvo como protagonista a Lemos y a Torres.

Apurado por la épica, a tan solo un TD y un extra por dos puntos, La Manada renovó un par de veces y entusiasmó a medio Champagnat que disfrutaba de los primeros calores primaverales. Al fin y al cabo, se estaba definiendo un derby entre las dos franquicias iniciadoras que estaban separadas por una jugada. Y llegó. Juan Cruz Vila, novato él, recuperó un fumble a 10 yardas de la zona de anotación y le dio la oportunidad a Geist y compañía de empatar el encuentro para que haya overtime. Geist corrió, como nunca o como siempre, y anotó: 22-20. Pero apareció la mano de Calvo y la defensiva no lo dejó salir del bolsillo. Ni corrió ni tiró. El anunció de rodilla se hizo inminente y Aztecas se llevó el clásico, mas peleado de lo esperado. Coyotes mostró mejoras y de a poco comienza a aparecer. Pero el conjunto verde fue un justo ganador.

Author

Franco Franceschetti