headerindex (1)
topbannermen

Clásico definitivo

Ya no hay tiempo para más, la última rueda del torneo de la categoría de Juveniles dio comienzo y dejó un nuevo líder en la tabla: el campeón defensor Yacarés, luego de derrotar a Aztecas 14-0 en un duelo cerrado. Los verdes, que sufrieron tres derrotas consecutivas después de haber arrancado con un esperanzador record de 2-0, ahora no dependen de ellos mismos para salir campeones. Mientras que Coyotes, sus rivales de toda la vida, con un partido menos, se encuentran en el medio de la tabla (2-2) pero con un objetivo simple: ganar los dos partidos que les quedan, y así levantar la copa.

Este sábado 7 de octubre se jugará el tercer y último clásico de la temporada, y si hacía falta algo para que el partido más viejo de la categoría se vuelva interesante, este viene con implicaciones directas para el cierre del campeonato. Una victoria de La Manada los enviaría a jugar una final contra Yacarés la semana que viene; en caso de ganar los guerreros de Tenochtitlan, deben esperar por una victoria de sus máximos rivales para tener chances de quedarse con la copa, por diferencia de puntos anotados a favor.

Coyotes ya se aseguró una amplia mejora con respecto al año pasado, donde perdieron todos los partidos, pero todo el equipo está buscando más. De la mano de un fuerte candidato para el jugador ofensivo del año, el corredor Tomás Ustimczuk, la Manada del Desierto posee uno de los juegos terrestres más poderosos de la categoría, con la amenaza constante de que en cualquier momento él, o su mariscal Agustín Geist, puedan escaparse con una corrida larga de anotación. Los dirigidos por Gabriel Corsini, quien siempre arma un candidato al título en cualquier equipo que esté, también cuentan con una defensiva que, al contrario del año pasado, es uno de los puntos fuertes del equipo.

Del otro lado del sideline, la ofensiva comandada por Carlos Rolleri se vio afectada la semana pasada por la ausencia de quién quizás sea el mejor jugador azteca, el receptor Miguel Lopez. El juego terrestre, con sus variantes, no marca la diferencia en los partidos, y tendrá que sorprender a una fuerte defensiva rival, después de quedar en 0 ante Yacarés la fecha pasada. Del otro lado del balón, la defensiva manejada por Nicolás Calvo no estuvo al 100% en la temporada, por irregularidades y ausencias de piezas clave en su esquema, pero, con las cargas exóticas que nos tiene acostumbrados a ver, el duelo de la corrida contra esta defensiva va a ser el punto fuerte de la mañana.

El torneo está más peleado que nunca, con los tres equipos con chances de levantar el tan preciado trofeo, y el clásico es el principio del fin de temporada. Una mañana que promete y mucho, desde la 10 en el anexo del Club Champagnat.

 

Author

Tomas Zajdman