headerindex (1)
topbannermen

Con el sabor de un Campeonato

De pronto la gente aplaude, un grupo de mujeres festeja y los gritos de felicidad que vienen de las tribunas se funden con los primeros fríos del año. Una, dos, tres sonrisas se dibujan. Alcanza con divisar algunas caras para entender la alegría de Medusas tras derrotar a Tigresas por 21 a 6. Las chicas se abrazan, se dicen campeonas.

Gala Navarro, de Medusas, camina por el medio de la cancha de Champagnat. Piensa que si no amagaba dos veces la diferencia hubiese sido menor. El resultado, al final de cuentas, enaltece la temporada de su equipo: siete victorias, una derrota. Pero antes estuvo preocupada, quizás demasiado. En primer lugar porque Tigresas se puso rápidamente en ventaja a partir del puente aéreo entre Jimena Rodríguez Pacheco y Karen Quinteros.

La euforia de una hipotética final aparecía de sopetón, sin avisar; el único resultado que no les otorgaba el título a Medusas era una derrota. Y Navarro y compañía estaban perdiendo. Hasta esta parte de la historia Rocío Morillo se entretenía con pases y corridas que no la tenían como protagonista. El malogrado punto extra de Tigresas abrió una ventana que aprovechó rápidamente Morillo tras recibir en zona de anotación. Fue la 5 de Medusas quien dejó el marcador 7-6.

La segunda parte del partido trae consigo mayores diferencias entre ambos equipos. La primera parte, gobernada por los nervios, dejó a Tigresas a un punto de alcanzar el empate; Navarro respira, busca aire, mira a la tribuna. La abrazan todas por su anotación. Acaba de zafar de varias manos, muchos tackles de una corrida que se devino en un maratón de toda la cancha. Mira las banderas, las tiene, no se movieron. Son campeonas, falta toda una parte y Medusas quiere la copa.

Del otro lado del charco, Rodríguez Pacheco empuja junto a Agustina Romero Torres el carro de Tigresas. Sus avances dañan a Medusas, pero no anotan. Tal vez fue la diferencia sustancial entre ambos equipos, la que terminó de definir su suerte. El cierre del partido tuvo aplausos, una ronda de las ganadoras. Morillo, que cerró la victoria por aire el marcador por 21 a 6, se abraza con Navarro. Celebran todas las de blanco, festejan en las tribunas, sonríe el football.

Author

Franco Franceschetti