headerindex (1)
topbannermen

Con el último aliento

Dando comienzo a la segunda fecha de la temporada de Flag Football el combinado de Medusas logró un sorpresivo triunfo ante Tigresas por 19-18, anotando en lo que sería la última jugada del partido, logrando así su segunda victoria consecutiva, posicionándose como únicas punteras.

El encuentro desde un inicio ya mostraba a dos equipos en desigualdad de condiciones, ya que las dirigidas por Guillermo Gonzalez Posse ya tenían en su haber un partido jugado, mientras que sus rivales, las pupilas del Coach Luis Jiménez estarían pisando por primera vez el emparrillado de Champagnat en este 2017.

Esta diferencia no tardó en hacerse ver y marcó el destino de casi todo el primer tiempo, en donde el equipo de Tigresas se mostró desorientado dentro del campo de juego, cometiendo errores que rápidamente se pueden atribuir a la falta de experiencia dentro de la cancha o, al menos, falta de ritmo de juego. Fue así como llego la primera anotación del partido en tan solo la tercera jugada: un pase corto completo con la receptora Micaela Velázquez terminaría en festejo para Medusas, ya que tres tackles errados por las felinas le dejarían el campo libre para que recorra casi 40 yardas logrando los 6 puntos iniciales. Luego de completar el punto extra, en donde la QB, Luisina Gutierrez, conectó con Gala Navarro, el marcador aumentaba a 7-0.

Era el turno de la mariscal Karen Quinteros y sus compañeras de plasmar en la cancha todo el trabajo realizado en pretemporada, pero el hilado fino de su ofensiva tardaría en hacerse ver. De primer momento se vislumbraba un intento de juego aéreo, buscando en largo con Jimena Rodríguez Pacheco, y en corto y medio con su séquito de receptores, pero no lograban completar ni la mitad de los intentos enviados, debido a esta falta de ritmo de juego en partido, o tal vez del nerviosismo. Recién en su segundo ingreso al emparrillado veríamos como ese ataque daba sus primeros golpes. Primero, tras unos cortos avances por aire, tomarían por sorpresa a una estática defensa de Medusas, quienes no se esperaban un pase tan largo por parte de la QB, que demostró tener un brazo de temer por su fuerza en envíos detrás de las safeties rivales; y sería justo allí en donde encontraría a su receptora favorita, Rodríguez Pacheco, para un significativo avance de 25 yardas. Ya en zona roja rival, y tras un envío a la número 7 de naranja, quien dejó caer un pase de anotación dentro de las diagonales, esta misma fórmula volvería a surtir efecto, y la conexión Quinteros – Pacheco terminaría en TD, el primero de ellas, el primero del equipo, y el primero de muchos por venir.

La réplica de Medusas fue casi inmediata, y en la ofensiva siguiente volvería a tomar el control del encuentro. Con un juego fuertemente basado en las corridas, sobre todo en las reversibles (hasta dobles o triples reversas), y en la alternancia entre Luisina Gutierrez y Gala Navarro como las pasadoras de turno, las dirigidas por Gonzalez Posse apuntaban a las múltiples variantes ofensivas con la idea de desconcertar a la defensa rival. Recorriendo así casi todo el campo de juego, con Gutierrez, Navarro y Velázquez como principales artífices, llegarían a la última frontera de las 5 yardas finales. Tras dos intentos en donde parecían no encontrar la manera de penetrar la defensa, sorprenderían con un pase a la centro Maria Villalba, que tras una clara confusión de la defensa, quedó totalmente sola para recibir el ovoide, e ingresar a las diagonales, decretando el 13-6 parcial con el que se irían al entretiempo.

El segundo tiempo se presentaría de una manera totalmente distinta, con las dirigidas por Jiménez mostrando una cara renovada, y con un nivel superlativo de su defensa que ponía contra las cuerdas a las punteras. Será tal vez el entretiempo (un momento en donde se pudieron reunir para calmar las ansias del primer encuentro) o tal vez el mismo paso del tiempo, de jugadas, que las llevo a entrar en ritmo, pero sea cual sea el motivo, Tigresas parecía un equipo nuevo en esta segunda mitad.

La ofensiva de Medusas ingresaba una vez más a seguir con su manual de reversas y pases cortos variados, pero la presión de la defensa comenzaba a hacerse sentir. Un pase forzado por la presión de la carga sobre la QB casi terminaba en intercepción, y una jugada más tarde se llevaría a cabo la primera entrega de balón del partido. Un pase largo de Navarro seria interceptado por una de las figuras del encuentro, Pacheco, que no solo recibía pases en ofensiva, sino que también hacia extensiva su habilidad a ambos lados de la línea de golpeo.

Comenzando directamente a 15 yardas de la zona de anotación rival gracias a la defensa, Tigresas tenía una situación inigualable de anotar y acercarse a sus rivales. Un gran pase y posterior corrida de la numero 7 de naranja las acercaban cada vez más, pero un fuerte cruce las haría retroceder. Si bien la receptora en primer momento era literalmente tackleada y tumbada al suelo por tres rivales, al levantarse se dispuso a insultar a las rivales, lo que terminaría siendo perjudicial para ella, haciendo retroceder a su equipo 10 yardas. De todas maneras, la ofensiva seguía teniendo a Pacheco como artífice de casi todas las jugadas: primero recibiendo un pase de la RB Romero Torres, y luego ya dentro de la zona de anotación, un envío alto de la mariscal, que la encontraba en el medio de la defensa rival, elevándose y recibiendo por encima de ellas. Seria así la segunda anotación en la cuenta personal de una de las capitanas, y volvían a estar en partido con un marcador de 12-13, tras el punto extra malogrado.

Ingresaban Gutierrez y compañía al campo de juego, y parecía repetirse la historia. El nerviosismo de la ofensiva de las invictas parecía aflorar al ver que sus rivales le estaban haciendo frente; dos jugadas consecutivas con faltas de Medusas las hacían retroceder, y un envío de la QB con su centro Villalba (fórmula que ya les había resultado), terminaría en una nueva intercepción, esta vez de la CB Pamela Lemuz. Y no solo se repetía la ecuación en defensa, sino que la ofensiva comandada por la QB de las felinas volvería a convertir con la mayor anotadora del torneo hasta el momento, la WR Pacheco. Esta vez con una ruta de poste, dejando por detrás a su marcadora, y con el pase cayendo sobre ella, lograría su tercera anotación del encuentro, dejando a su equipo al frente por primera vez en la calurosa mañana en el Club Champagnat. Lamentablemente el punto extra volvía a ser incompleto, puntos que al final les terminarían costando más caro de lo que pensaban.

Ya con toda la presión encima, las dirigidas por Gonzalez Posse debían desplegar todo su potencial si es que querían reafirmar su primer lugar, y el mote de candidatas. Jugadas de engaño, triples reversas, ida y vuelta de balón entre Gutierrez y Navarro, sin poder identificar quien daría el pase finalmente, eran las variantes más utilizadas por esta ofensiva que parecía querer aflorar nuevamente. Pero la defensa de Tigresas daría el tercer zarpazo, con el cual tenían la victoria casi a su merced. Una jugada de engaño en donde Navarro recibía el ovoide de la QB, solo para luego devolvérselo en un envío hacia afuera, era bien leído por la CB Romero Torres, quien se quedaba con la tercera intercepción de su defensa, para sorpresa de todos aquellos que observaban como el tímido equipo que ingresó al campo de juego empapado en nervios, ya se erguía por sobre sus rivales de manera contundente, con la defensa como estandarte.

Pero lo que parecía un cierre magnifico para el debut de Jiménez y sus dirigidas, pronto se teñiría de un tono oscuro. Con el balón, el tanteador, y la posición de campo todo a su favor, con tan solo anotar en la siguiente posesión ya se aseguraban el encuentro. Pero luego de intentar largos envíos a la zona de anotación, la desatención de las receptoras, y la presión de la defensa rival, les quitaban la oportunidad de sellar el encuentro; entregando el balón tras cuatro intentos fallidos.

Ya con el reloj comiéndole los talones, Medusas intentaba de todo para avanzar, pero la consecución de faltas, incluida una de exceso verbal, echaban cada vez más por tierra sus esfuerzos. Se iría diluyendo la esperanza, a medida que la gran defensa de Tigresas mantenía el nivel mostrado a lo largo de toda la segunda mitad.

Recuperaban el balón las jugadoras de naranja, comenzando desde su yarda 5, con casi un minuto por jugarse, y con todas las chances de triunfar. Pero en lugar de consumir lo que quedaba de tiempo, la ofensiva seguía con su afán de avanzar por aire de manera inexplicable. Dos faltas seguidas, más dos pases incompletos, entre los cuales la defensora Navarro dejaba caer de entre sus manos una clara intercepción, daban todavía una pequeña luz de esperanza a las casi derrotadas Medusas. Balón ahora en poder de Gutierrez y sus luchadoras, con tan solo 4 segundos por jugarse, y más de 40 yardas por avanzar. Era hora del milagro, y un envío largo de Gala que pasaba por encima de 3 rivales, quienes miraban atónitas el balón, terminaba en manos de Rocio Morillo, que intrascendente en todo el encuentro, se pondría ahora la capa de heroina, corriendo a toda velocidad por el campo abierto con la gloria en sus manos. Le daba de esta manera el agónico triunfo a su equipo, un 19-18 que quedará en la memoria de todas las jugadoras, ya sea para el bien de unas, o para la desazón de otras.

Impactante desenlace en un intenso partido, que tuvo más aciertos que errores, y que contó con grandes jugadas de ambos bandos. Dos victorias para las punteras Medusas, que descansarán la semana entrante, observando como Tigresas y Valkirias se medirán por primera vez en el año, en la búsqueda de cosechar el primer triunfo de la temporada.

Author

Tomás Kouba