headerindex (1)
topbannermen

Con la paciencia del apostador

Existen en cada deporte dos tipos de leyes. Las que lo rigen, gobiernan e interpelan, que están materializadas en el reglamento. Y las de la vida y la calle. Se dice que las primeras disponen de un asesor ataviado para la ocasión que se siente diferente a los demás mortales. Su único objetivo es que se cumplan de acuerdo a como se pautaron. Ojo, el reglamento es sensible, cada tanto se modifica y a veces se lo cuestiona en demasía. Las leyes invisibles aparecen en los partidos –en la calle- y tienen mucho de picardía y psicología.

Hay una en particular que pertenece a las que no están escritas pero su vigencia carece de discusión. De hecho, Valkirias sufrió ante Tigresas la más maligna de todas las leyes de la calle. El equipo violeta tomó las riendas desde que Champagnat abrió. Tuvo situaciones, movió el balón e inquietó a más a los felinos. Tuvo, digamos, mala suerte. Tuvo, se sabe, que padecer a la calle: que te lleguen una vez y te conviertan. Del otro lado del charco estuvo Tigresas. Agazapadas, esperaron su oportunidad con la paciencia de un apostador. Esperaron cada embiste violeta, apelaron al palo y palo. No les fue mal: sacaron una diferencia de 28 puntos.

La primera señal del partido para Tigresas la dio Graciela Rivas al interceptar a Brenda Arjona, quien lideraba el barco. Lo paradójico fue que luego de la aparición de Rivas, Tigresas decretó, a partir de una conexión aérea entre Karen Quinteros y Jimena Rodríguez Pacheco, los primeros seis puntos de la jornada. Y a partir de aquí el partido tuvo un solo dominador en el marcador. Otras intercepciones se sucedieron como así también anotaciones: Quintero cambió una intercepción por otro TD; Rodríguez Pacheco sumó su segundo del partido y la faena la finiquitó Pamela Méndez.

Siempre cauto, Tigresas aprovechó las migas que iba dejando Valkirias. Si la primera intercepción trajo lluvia y frio, la segunda desató un huracán que Valkirias no pudo contener. Así, los 28 puntos de diferencia que supo conseguir Tigresas, se le atribuyen más a las oportunidades que dejó pasar en los primeros minutos el equipo violeta que a su propuesta inicial. Y no les fue tan mal.

Author

Franco Franceschetti