headerindex (1)
topbannermen

Con la mente en playoffs

En un partido que pesaba más en lo anímico y anecdótico dado que no afectaba en sus respectivas post temporadas, Osos Polares derrotó por un austero 9-6 a Jabalíes, arrebatándole así el segundo puesto de la tabla a los porcinos.

Empatados ambos en el segundo puesto con records de 6 ganados y 3 perdidos, se batían a duelo para ver quien terminaba por encima del otro, pero en verdad se medirían de cara a los playoffs. Sabiéndose rivales de una de las semifinales por acceder al Tazón Austral, era un encuentro estratégico al que se enfrentaban, en donde no era lo importante ganar sino encontrar las debilidades del rival, como así también mostrar poco y nada de la estrategia que utilizarían la próxima vez que se vean en el sintético de Champagnat.

Con esto en mente comenzaban los polares la primera ofensiva del partido, en donde brillaba por su ausencia el corredor más desequilibrante que tienen entre sus filas, Cigarruista. Utilizando el juego aéreo como principal arma, avanzaban rápidamente gracias a una interferencia defensiva, y un posterior envió aéreo a Deglise. Pero luego de dos jugadas sin avanzar, buscarían nuevamente al #25 en un pase largo, pero este dejaba caer de entre sus manos el balón, echando por tierra lo que hubiese sido una ganancia de más de 30 yardas.

La réplica de los porcinos también se presentaba sin su corredor titular en cancha, ya que Carlos Terreni veía desde el sideline como su ofensiva buscaba más el juego aéreo que el terrestre en los primeros pasajes el encuentro. Buscaba Bonomo al ya llegado al país Sesto, quien además de ser el que guía al equipo desde afuera siendo el Coach, es también pieza clave desde adentro alternando entre receptor y safety; por lo cual entre otras cosas sumaría este partido a retomar el ritmo junto a su mariscal en modo partido.

Ya hacia finales del primer cuarto se notaba a distancia como las defensivas eran las grandes dominantes, en gran parte por la falta de iniciativa de las ofensivas, que más que permitido lo tenían sabiendo que cada jugada novedosa o impactante que mostrasen, sería una carta quemada para la semana entrante. Así veíamos como la línea ofensiva de Crespi no lograba impedir el aluvión de cargas porcinas, permitiendo dos capturas seguidas en tres jugadas. Mientras que, de la vereda de enfrente, la gran presión que ejercía Brangold sobre Bonomo obligaba al mariscal a revolear el ovoide a las manos de una secundaria polar que por momentos se veía desorientada, pero que por otros lograba hacerse con los balones sin destino de quien se perfilaba en un comienzo de la temporada a ser el QB más valioso de la liga.

Una de estas intercepciones le daba al conjunto dirigido por Ferreyra una posición de campo ideal para convertir puntos, iniciando ya dentro de zona roja rival. Luego de dos jugadas sin avances, irresponsablemente el mariscal polar se disponía a correr con el ovoide por el medio del campo, y sin buscar esquivar el golpe era derribado por tres rivales, entre los cuales el azote de Rotela era desmedido y a destiempo, costándoles una falta personal. Pero un par de yardas en contra en un partido intrascendente no se comparan con perder a tu mariscal a días de ingresar a playoffs, por lo que Crespi arriesgaba su integridad sin sentido frente a una de las defensas más duras de toda la liga. Cuidando al QB por el resto de la marcha ofensiva, no lograban ganar ni una yarda, derivando en un intento de gol de campo, que a pesar de estar a tan solo 5 yardas se veía desviado.

Recién hacia finales de la primera mitad veríamos como se rompería el 0 en el marcador. Luego de un gran avance de los polares gracias a la conexión Crespi – Moresi, llegaban al borde de la redzone. Dos intentos de pase del mariscal para su receptor favorito Carrizo eran incompletos, y una corrida de Fontao era para pérdida de yardas gracias a la gran labor de la defensa ya bautizada desde hace años como “el Ancla”. Quedaba nuevamente Osos en posición de gol de campo, en 4to intento y ahora 20 yardas en lugar de tan solo 5 como en la situación anterior. Pero esta vez el intento era completado de manera exitosa, enviando el encuentro con un exiguo 3-0 al entretiempo.

El complemento nos traía de repente lo que había faltado en toda la primera mitad, anotaciones. Era Jabalíes el encargado de abrir con su ofensiva, y eran los encargados también de lograr el primer TD del encuentro. Estando más cerca de mitad de cancha que de la zona de anotación, y tras dos corridas intrascendentes, sorprenderían con un pase largo a Sesto quien a pesar de no sobresalir por su velocidad superaba y le ganaba la espalda al CB Deglise, y el envió de Bonomo caía justamente en las manos del #21 ya dentro de las diagonales. Luego del punto extra fallido quedaba el marcador en 6-3.

Luego de varias ofensivas que no lograban inclinar la balanza, serían los polares los que empezarían por encajonar a sus rivales, gracias a un gran despeje que los ponía a los porcinos en su propia yarda 10. Desde allí, y tras tres jugadas que no los hacían renovar, se veían obligados a despejar el balón; pero la suerte no estaría del lado del QB/P Bonomo, ya que justo antes de patear el ovoide un compañero se cruzaría por delante realizando el punt hacia un costado yéndose por la yarda 1 propia. Estaba todo servido para que Crespi y compañía vuelvan a tomar la delantera del encuentro, y solo bastaría de un acarreo de Corsico para lograr el TD y poner el partido 9-6 a su favor.

El resto del partido transcurriría sin pena ni gloria sabiéndose ya resuelto, en donde ninguno de los combinados intentaría nada fuera de lo común, prefiriendo ya irse a los vestuarios y presenciar el encuentro siguiente que seguir dentro del campo con las chances de caer en una fortuita lesión. Se veía nomas como Bonomo buscaba afinar sus pases en largo con Federico Terreni, apuntando en su dirección dos veces seguidas, siendo la primera una casi intercepción de Sanchez, pero sí siendo la segunda finalmente interceptada por Poli, sellando así el encuentro.

Poco y nada de dos de los mejores equipos de la temporada que, por obvias razones, tomaban este partido como un entrenamiento y una manera de ir midiendo al rival para el verdadero duelo en playoffs. Claramente veremos un encuentro totalmente distinto la semana entrante, en donde seguramente ya volverá Cigarruista a comandar el ataque terrestre de Osos, con las escapadas de Crespi como segundo golpe, y finalmente el peligro aéreo que significa el TE Moresi, como las armas más efectivas de los polares. Por su parte, los porcinos volverán a poner a su caballo de batalla C. Terreni al mando de la ofensiva con sus feroces acarreos, mientras que por aire el cabizbajo Bonomo buscará retomar el buen nivel de comienzo de temporada con sus receptores Lettieri y Sesto como principales puntos a temer. Sin dudas será un duelo de alto vuelo, en donde pesará mas quien sea el primero en equivocarse, ya que ambas defensas son capaces de generar entregas de balón y hasta de anotar; mientras que ambos ataques tienen las cualidades suficientes para anotar 2 o 3 TD por sus propios medios.

Author

Tomás Kouba