headerindex (1)
topbannermen

Coyotes sorprendió al campeón en un tiroteo

En una sorprendentemente soleada mañana  de invierno en el club Champagnat, Coyotes y Yacarés disputaron la semana 2 de la temporada 2017 de la Categoría Juveniles. Los campeones reinantes hacían su debut en el torneo, mientras que la Manada del Desierto volvía al terreno en busca de recuperarse luego de la derrota en el debut ante su rival de siempre. La victoria sería para estos últimos, por 36 a 26, en un apasionante duelo, lleno de puntos y acciones sobresalientes.

Ya en la primera marcha, en un tercer intento forzado, con presión, el QB Agustín Geist tuvo que lanzar un pase a las apuradas y fue interceptado por Bruno Sassone, quién dejo en inmejorable posición de campo a su equipo. Los dirigidos por Agustín Barraquero comenzaban su primera marcha en ataque dentro de la zona roja rival, en la yarda 18. Mal comienzo para el equipo de Gabriel Corsini. De todas maneras, al campeón no le sería fácil anotar, aunque finalmente el touchdown llegó: luego de varias jugadas, el QB Ignacio Malvicini, a 1 yarda de distancia del end zone, se zambullía de cabeza para darle los primeros 6 puntos de la tarde a su equipo.

Yacarés volvería a golpear, luego de un rápido 3 y afuera de la manada del desierto, cuando Malvicini conectaba un largo pase con Sassone, quien lo llevó hasta la zona de anotación, favorecidos por una muy buena posesión de campo, tras un mal despeje rival. Luego de haber fallado las dos conversiones intentadas, los naranjas quedaban arriba 12 a 0.

Un comienzo de partido auspicioso para el campeón, que dominaba tranquilamente en defensiva a su rival, con presión constante al QB, y en ofensiva no perdonaba, aprovechando al máximo la posición de campo.

Pero así como parecían de fáciles las cosas, de pronto comenzaron a complicarse, cuando Geist se escapó mas de media cancha, para darle los sorpresivos primeros puntos a su equipo. Luego de la conversión de dos puntos, de repente el juego estaba 12 a 8, con ventaja para Yacarés, pero con Coyotes mucho más cerca, dando señales de vida.

Lamentablemente para las intenciones de los chicos de Corsini, en la primera jugada siguiente al kickoff, Malvicini volvió a encontrar con un largo pase a Sassone, de actuación estelar, quien estiró el marcador a 18-8, ya que volvieron a fallar la conversión de dos puntos.

Coyotes comenzaba, en la siguiente marcha, a encontrar una veta positiva con las carreras de poder, preferiblemente sobre el lado derecho de la línea, y conseguía mover las cadenas, en un drive que comenzaba ya en mitad de cancha por una muy buena devolución de kickoff. Luego de machacar con estas jugadas y renovar un par de veces, comenzarían a usar variantes por huecos externos y acarreos del propio Geist. Yacarés no encontraba la fórmula para frenar el impulso canino, fallando muchos tackles, lo que le permitiría al mismo QB anotar un nuevo descuento en el marcador. El juego quedaba entonces 18 a 14 para los crocos, ya menos holgados, y con una gran preocupación en aumento.

En el próximo drive de los de naranja quedaría demostrado que en el football saber aprovechar el momentum es esencial. El ímpetu en ese momento del juego lo tenía el equipo que iba cayendo en el marcador. Y lo aprovecharía al máximo, tras interceptar un pase Malvicini, en la primera jugada ofensiva siguiente, el RB Ustimczuk rompía el plano de las diagonales, zigzagueando entre débiles intento de tackleo rival. Explosión en el sideline borravino, y el marcador que se daba vuelta como una tortilla. Nueva conversión exitosa con un acarreo de Geist, que ponía las cosas 22 a 18 a favor, por primera vez en el encuentro, para la Manada del Desierto.

El final del primer tiempo dejaría un par de datos anecdóticos, que refuerzan aún más estas cuestiones de momentos en un partido. Un onside kick recuperado por Coyotes, ante la pasividad de los chicos rivales, parados a 20 yardas del balón, y que tardaron en reaccionar. Y en los últimos segundos del período, luego de un largo acarreo que los había dejado al borde de la anotación, Sebastián Umerez perdía el balón y con él, las chances de recuperar la delantera.

El arranque de la segunda mitad nos traía energías renovadas por parte de ambos equipos. Yacarés lograba volver a tomar la delantera con un QB sneak en la yarda 1, luego de una marcha durísima, donde batallaron por avanzar y recuperar las yardas que perdían por faltas o presión de la D rival, hasta que lograron el objetivo. Una gran muestra de espíritu, que hacía pensar que el campeón no se rendía. Con la conversión de dos puntos, el marcador ahora quedaba 26 a 22 para los de naranja.

Coyotes contestaba nuevamente con sus acarreos con lead block, y nuevamente su escurridizo corredor encontrar el resquicio para entrar y  luego escapar hasta la tierra prometida. Nuevo touchdown de Ustimczuk, otra gran figura del encuentro, y ocho puntos mas para la causa canina, luego de la conversión de dos puntos. El tanteador estaba 30 a 26, lluvia  de puntos en la mañana  de Champa, y todavía quedaba un cuarto por jugar.

Luego de defender un importante drive, la O dirigida por Corsini volvía al campo, con la misión de gastar minutos en el reloj. Pero nada de eso  pareció importarle al ágil Ustimczuk, ya que apenas en su primer acarreo, luego de seguir la espalda de su lead block, vio una grieta por la izquierda de la defensa y arrancó sin esperar por nadie, para recorrer casi media cancha y darle seis puntos vitales a su equipo. Coyotes lograba por fin despegarse en el marcado, 36 a 26 quedaban las cosas.

Yacarés tendría tiempo aún para una nueva oportunidad de anotar, ya entrados en la pausa de los dos minutos, pero quedaría en las puertas de lograrlo, dentro de las 5 rivales. La D canina se hacía fuerte, ante los intentos desesperados de su contrincante, y lograba detenerlos para devolverle el balón a su QB. Con la posesión nuevamente a su favor, Geist hincaba rodilla en tierra y sellaba el destino del juego. Una gran victoria para Coyotes en un apasionante duelo, que se recupera así de la derrota en el debut. Lluvia de puntos, buenas jugadas y puro Football en una categoría que no deja de crecer y darnos alegrías.

Author

Hugo Ferreyra