headerindex (1)
topbannermen

Cruzados el primer finalista

En una tarde de altas temperaturas, donde el calor hizo sufrir a ambos equipos, Cruzados logró imponerse por sobre Legionarios y es uno de los candidatos a disputar el Tazón Austral X, con un score final de 35 – 7.

El partido comenzaba y ningún equipo cedía terreno. Cruzados tendría posesión del ovoide en dos ocasiones, pero la defensiva Legionaria lograría frenarlos en ambas marchas. Legión tuvo su primera posesión, la cual también terminó en punt.

No fue hasta que, avanzado en el primer cuarto, Legionarios lograría llegar hasta la yarda 15 de Cruzados mediante un gran pase completo a Corsini. Legión se ubicaba entonces en la zona roja de Cruzados. Sin embargo, la defensiva de La Hermandad no les daría espacio y obligaría a Legionarios a intentar un field goal en cuarto intento. La patada era bloqueada y Legión perdía su primera chance de poner puntos en el marcador.

Cruzados comenzaba su drive, y en esta oportunidad lograría ser mucho mas eficiente que en intentos anteriores. Tal como lo hizo a lo largo de todo el encuentro, Cruzados intentaría avanzar mediante su juego aéreo. Un pase tras otro caía sobre el sintético de Champagnat. Luego de mover las cadenas gracias a Scala, un intento de pase largo derivaría en una interferencia de pase por parte de la defensiva de Legión. Así, Cruzados se acercaba a la zona de anotación adversaria. Una vez allí, solo bastaría un pase corto a Pérez Curiel, quien lograría quitarse el bloqueo de encima, y llevar el ovoide hasta la zona prometida. Con una conversión buena, Cruzados ponía los primeros puntos en el juego de playoffs, y lideraba 7 – 0.

El partido continuaba, y una rápida decisión del pateador de Cruzados, Scala, durante el Kickoff sería determinante en el partido. Un kickoff corto, que sorprendió a todo Legionarios, fue recuperado por los equipos especiales de la Hermandad, y así, lograban tener posesión del ovoide nuevamente.

La ofensiva de Cruzados retornaba al campo de juego. Nuevamente recurriendo al juego aéreo, La Hermandad ganaría yardas al conectar un pase con el número 22, Saettone. Luego, una corrida del propio Haberl, bastaría para mover las cadenas. Cruzados no le daría descanso a la defensiva de Legionarios, quien comenzaba a mostrar cierta dificultad en el juego. Un pase en cero a Scala acercaría a Cruzados aun más al endzone rival. Pero no fue hasta que Haberl conectara otro excelente pase dentro de la zona de anotación con Pérez Curiel, quien se perfilaba como figura del encuentro. Y así de rápido, la ofensiva de Cruzados lograba anotar por segunda vez en el partido, nuevamente, gracias al juego aéreo. Con una conversión buena, La Hermandad lideraba 14 – 0.

Legionarios comenzaba a mostrar desesperación. El calor y el marcador en contra comenzaban a afectar al equipo. Tal es así, que durante la devolución de Kick off, el portabalón extrañamente deja caer la pelota de sus manos, dejando un balón suelto que los equipos especiales de Cruzados recuperarían. Así, en un abrir y cerrar de ojos, la ofensiva de La Hermandad regresaba al campo de juego. Nuevamente Cruzados intentaba avanzar por vía aérea. Los objetivos preferidos de Haberl eran Urzúa y Pérsico, quienes se demostraron muy firmes a lo largo de todo el encuentro. Luego de dos pases completos y una renovación, Cruzados se encontraba a 7 yardas del endzone rival. Bastaría completar un pase con Urzúa, para que, luego de pelear en el tackle, Cruzados llegara a la tierra prometida por tercera vez en el match. Con una conversión buena, La Hermandad lideraba con un cómodo 21 – 0.

Solo quedaba tiempo en el reloj para un drive más. Legionarios intentaría alcanzar el endzone rival. Recurriendo mucho a la corrida de su mariscal, Legión lograría llegar a la redzone de Cruzados. Pero luego de dos pases incompletos al endzone y un intento de corrida, el partido se iría al entretiempo sin puntos a favor para Legión.

La segunda mitad comenzaría con el ovoide en manos de Legionarios. Sin embargo, la defensiva de Cruzados se hacía sentir, y Legión debía despejar. La dura ofensiva de Cruzados regresaba al emparrillado y solo necesitaría una kilométrica corrida de su mariscal Haberl para hundir a Legión aun más en el marcador. Con una conversión acertada, Cruzados dominaba el encuentro 28 – 0.

Seguido de la patada, Legión volvía a poner a su ofensiva en cancha. Luego de un drive larguísimo, con 2 renovaciones mediante las corridas de Ramírez y Sánchez, Legionarios lograba alcanzar la zona roja rival. Luego de una falta en contra de la defensiva, Legión se acercaba aun más al endzone de Cruzados. Legionarios intentaría romper el cero en el marcador a través de un pase, pero no sería completado. Nuevamente otra falta de la defensiva de Cruzados le otorgaba ventaja a Legión. Los de jersey dorado entonces intentarían correr con el balón. Luego de un intento fallido de acarreo, una gran corrida del mariscal Sánchez lograría romper con el cero en el marcador. Legionarios anotaba y con una conversión buena, dejaba el partido con un resultado parcial de 28 – 7.

El partido seguiría su marcha, el calor se hacía sentir en lo jugadores, quienes ya mostraban grandes signos de fatiga. Sin embargo, Legión continuaba intentando poner más puntos en el marcador y soñar con al menos llegar a un over time. La defensiva legionaria lograría frenar la offense de Cruzados, y los obligaba a despejar el ovoide.

Con la posesión, Legión intentaba mover las cadenas. Sin embargo, solo lograría renovar en una ocasión mediante un pase a Franceschetti, porque luego de dos corridas fallidas, un intento de pase sería interceptado por Scala.

Cruzados retornaba al campo de juego con el único objetivo de quemar el reloj. Objetivo que cumpliría a la perfección, ya que mantuvo a su ofensiva en cancha por gran cantidad de tiempo. Legionarios, cometiendo varias faltas, solo ayudaría a La Hermandad a continuar avanzando en su drive. Luego de un gran pase a Saettone, Haberl conectaría nuevamente con las manos de Pérez Curiel, quien penetraría en el endonde rival por tercera vez en la tarde y sentenciaría el partido. Sin mas tiempo en el reloj, Cruzados cerraba el partido con una conversión buena; 35 – 7 a favor de La Hermandad, y sonaba el silbato final.

No hay dudas que Cruzados mereció ganar el encuentro. No solo dominó a la hora de atacar, sino que su defensiva logró frenar en reiteradas oportunidades a la offense rival. Legionarios debe irse con la frente en alto, sus primeros minutos en cancha demostraron que estaban a la altura de las circunstancias, pero desafortunadamente, no pudieron mantener ese nivel todo el partido. La Hermandad se vuelve a sumar a otra final. Veremos si repiten la gran actuación del año pasado y logran llevarse a casa el tan preciado Tazón Austral X.

Author

Tomas Mandelli