headerindex (1)
topbannermen

Duelo de Invictos en la Semana 7

Las veces que a partir de estas palabras se pensó un partido y se dio otro pueden llegar a ser infinitas. Los análisis, de vez cuando, dan en la tecla y el tiempo posa sobre este escrito para darle la razón. Acaso el partido más esperado, Jabalíes-Corsarios arremete contra todos. El espectador más valiente, de lengua fácil, se tapa la boca para no vociferar resultado alguno. El desconfiado, que se prohíbe adelantar al futuro, prefiere evitar el cotejo y pasar al segundo turno, Osos Polares-Tiburones.

Lo fácil y lo difícil. Especular con la tabla de posiciones resulta tan sencillo como leer una encuesta para luego afirmar que tal candidato tiene más chances porque está en tal posición. Pues si se lo intentase, en el caso de porcinos y piratas, el resultado sería sumamente arbitrario porque ambos conjuntos ganaron todos sus partidos. Lo que vale, a la fecha, en territorio de César Liatti es que va a contar con Francisco López, el mariscal que se estrenará en esta liga tras lesionarse en la pretemporada. La vuelta no es completa ya que ni Tomás Kouba ni Facundo Mazzini, capitán y comandante de la defensa, seguirán viendo todo desde el sideline

Pocas veces en la liga la expectativa es tan grande. Sucede que los partidos de playoff o la final misma reúnen esas ganas, ese nerviosismo. El caso de Jabalíes-Corsarios trata de lo mejor que presenta el football de Buenos Aires: por entrega y equipo, conceptos que resumen a los guiados por Juan Manuel Sesto; o por la regularidad y la constancia de los animadores del mar.

Sesto y compañía pueden alcanzar el mismo número de victorias que lograron el año pasado, 5. Jabalíes vive su primavera de football como pocos y se cruza con Corsarios en el ecuador de la temporada. La vuelta de Franco Pellechia resulta sumamente importante para la estructura porcina: guardia titular y capitán. La baja, en cambio, de Fermín Peralta, receptor y rookie, juega a favor de la defensiva pirata, la cual tiene como punto débil su secundaria.

Osos Polares se lavó la cara y miró la tabla tras derrotar a Legionarios. La parte baja de la liga se dirime entre cuatro equipos y los de azul se sitúan en la tercera posición con la ventaja de enfrentar a un equipo que aún no ganó. Mathias Crespi junto a Lucas Carrizo y Christian Deglisse forman los tres puntos que amenazan la defensa roja. Crespi ha evolucionado su aporte aéreo sin que desaparezca su poderío terrestre. La baja de su líder defensivo, Christian Brangold, se la puede tildar como “sensible”; sin embargo, ante los dorados pudieron sortear su ausencia.

Tiburones se empieza a acostumbrar a este proceso espinoso que se llama renovación. La partida ante los polares puede ser tomada como un punto de acceso para separarse de Cruzados, último en la tabla. Las claves seguramente pasen por Augusto Bazán, única arma, ya predecible, de la ofensiva. Lo fácil y lo difícil, ya planteado antes, resulta nuevamente desolador. Predecir una victoria del conjunto capitaneado por Hugo Ferreyra – suspendido- puede volverse en contra si Bazán, Mandelli y cía inspiran una victoria esperanzadora; la noticia va a ser que uno de los dos equipos perdió, resta esperar, al finalizar el sábado en el verde de Champagnat, quién rompe el invicto: ¿porcinos o piratas?

Author

Franco Franceschetti