headerindex (1)
topbannermen

El despertar del campeón

El sábado había amanecido nublado, húmedo y caluroso, y en el anexo Pacheco del Club Champagnat se preparaban para jugar el último campeón y uno de los punteros. Yacarés enfrentaba a Aztecas por la quinta fecha del campeonato juvenil. Ambos debían ganar: Aztecas para sacarle ventaja a su clásico rival y poder darse el lujo de no preocuparse por lo que fuera a pasar el sábado siguiente en el Coyotes-Yacarés; y los “Crocos” para dar el primer paso en la senda de la victoria

El balón comenzó en manos de los de verde y ofensiva a cargo de Tomás Lemos. El drive fue corto y no tuvo más acción para los Guerreros que un pase corto que Juan Lucarella convirtió en un avance de 30 yardas. Se vieron entonces obligados a despejar, pero rápido y eludiendo a la línea, Matías Corsini se zambullía y lograba bloquear la patada, lo que dejaba a Yacarés con la pelota y en la yarda 40 rival.

Ignacio Malvicini tenía la pelota y optaba por las corridas de Sebastián Umerez, sin éxito. Otra vez despeje y otra vez gran actuación de la defense. La patada de Umerez fue semi bloqueada y quedó corta, en una acción que a primera vista para todos los presentes fue rudeza contra el pateador. El colegiado arrojó pañuelos, pero después se comunicó que no hubo falta en la jugada y se prosiguió con el juego.

Los de verde ahora en ofensiva, aprovechaban la presencia de su gigante, Gabriel Macri y elegían avanzar por tierra. Acarreos cortos de Arias, un par de pases incompletos a Miguel López Gaudiero y otra vez el drive derivaba en despeje.

Malvicini ingresaba al campo y la ofensiva naranja se veía un poco dormida. Saliendo de su yarda 5 lograron renovar una vez pero nuevamente llegaban al cuarto intento y se disponían a despejar. Doble-hut, offside, primera y diez para Yacarés tras un movimiento perfectamente ejecutado. Con los intentos renovados y fe en sus piernas, Malvicini corrió por la izquierda, ganó casi 30 yardas y metió el balón profundo en campo de juego azteca. Con pases a Umerez en snaps consecutivos logran acercarse a la línea de gol, para, finalmente, con un pase a la esquina que encontró las manos de Fernando Lema, los reptiles abrían el marcador y se ponían 6-0. En el intento de dos puntos, Lucarella interceptó el pase de Malvicini, corrió y estuvo a milímetros de escaparse, si no fuera por Tomás Zajdman que sacó velocidad de hasta dónde no tiene y logró pararlo en la mitad de cancha.

A Yacarés le tocaba patear y en pos de la ausencia de Sassone, Barraquero probaba a un pateador rookie. El #54 Franco Ciravenga acomodó la pelota en la 30 y tomó carrera. Lo ocurrido fue un guiño de buena suerte derivado de un error; lo que debía ser una patada larga y al fondo terminó siendo una bola que golpeó la primera línea azteca picando descontrolada. Los jugadores de Rolleri se vieron desconcertados ante esto, mientras el experimentado Lema la recuperaba para su propio equipo. El onside kick no planeado dejaba a los habitantes del pantano ubicados de una manera inmejorable para el ingreso de la ofensiva.

Un par de primeros y dieces con corridas y pases cortos, que desembocaron en un pase al fondo que atrapó el rookie Juan Puyo, que pisaba la zona de anotación y alejaba aún más a su equipo en el marcador.

Los dos puntos eran buenos por medio de Umerez y el cotejo se ponía 14-0. Lemos volvía al campo con tiempo para un último drive y obligado a anotar. Mediante algunos pases a las bandas y una corrida de mariscal para una buena cantidad de yardas, se encontraban en la 30 rival. Ante esto, la defense escamosa despertó y tuvo dos snaps consecutivos con dos sacks. Primero Tomás Zajdman y después Juan Sebastián Rodriguez asistido por el mismo Zajdman. Sin embargo, en el intento siguiente, el 4°, un pase encontró a Tomás Cáceres frente a dos jugadores naranjas que, convenientemente para Aztecas, fallaron sus tackles, y dejaron el camino libre para que Cáceres ingresara a la zona prometida. Los dos puntos no prosperaron y las cosas quedaban 14-6 de cara al entretiempo.

La segunda mitad comenzaba con una patada de López Gaudiero que ponía a la ofensiva de Malvicini en la cancha. Varias jugadas que no prosperaron los dejaron en 4° intento y corto y por segunda vez, la línea verde caería en la trampa del doble-hut y sería primero y diez para Yacarés. Un par de jugadas sin avance, un sack de Gabriel Arias y ahora sí, Zajdman a despejar. Aztecas tuvo la pelota cuatro snaps, no pudo renovar y recurrió también al despeje. El inicio de esta mitad se parecía mucho al de la primera.

Malvicini volvía a la cancha y se disponía a jugar con lo mejor que tiene: sus piernas. Los de naranja avanzaban una y otra vez, encontrándose a pocas yardas de renovar, hicieron uso del doble-hut; otra vez los linieros entraron como caballos mientras la ofensiva permanecía inmóvil. Este error reiterado es algo que ha de preocupar a los coaches aztecas, que deberán ponerlo en práctica durante la semana.

En el snap siguiente sucedió algo que se está volviendo, lamentablemente, común en la liga juvenil: una expulsión por targeting. Tomás Cáceres le dio a Juan Puyo uno de los mejores golpes que vio este campeonato, pero al ser este con la cabeza y directo a la cabeza de su rival, atentó contra la salud y el bienestar de ambos, lo que derivó en una merecida expulsión para el capitán azteca. La falta dejó a Malvicini y los suyos a un par de yardas de los seis puntos y con un cuarto por jugar. Un buen empuje de la línea bastó para que el QB se ubicara detrás de su centro Hernán Rivas y pusiera las cosas 20-6.

Contrario a lo visto en los primeros cuartos de cada mitad, en este último cuarto veríamos, contando la anterior, una anotación por drive. El touchdown anterior lo hizo el QB de Yacarés. Ahora era turno de Tomás Lemos, que llevó a su equipo a la redzone mediante pases a Matías Morocho y Miguel López Gaudiero y también acarreando el balón él mismo, para finalmente meterse (en un cuarto y dos a tres yardas de anotar) en la zona prometida y poner las acciones 20-12. En la jugada de punto extra volveríamos a ver una intercepción, esta vez de Fernando Lema, que fue derribado por el mismo Lemos en la mitad del campo.

El siguiente y último drive con movimiento en el marcador fue un “Malvicini Rush”, ya que tuvo al mariscal y estrella de Yacarés encendidísimo, corriendo en tres snaps consecutivos, renovando en los tres, metiendo un pase a redzone para Ciravenga y sellando la marcha con una corrida para touchdown; 26-12 y partido liquidado.

La ofensiva verde volvió al campo apurada y desconcentrada, y cuando parecía acomodarse, Matías Corsini sackeó a Lemos y le dio el tiro de gracia a las esperanzas de sus rivales. El partido terminó con Malvicini arrodillado y toda la Orange Nation de fiesta.

Author

Salvador Anido