headerindex (1)
topbannermen

Hot! El Tazón del Paraná se fue para Rosario.

El sábado 21 fue un día que quedará en la historia del Football Americano argentino. El seleccionado de Buenos Aires se enfrentó por primera vez con el seleccionado rosarino, en el marco del Tazón del Paraná I. El resultado final del encuentro fue un contundente 30-0 a favor del conjunto rosarino.

Si bien no se contaba con un antecedente entre ambos equipos, es válido remarcar que Samurais llegaba con la reciente experiencia de la victoria en el Tazón Federal II, frente a Córdoba. Este encuentro tuvo un gran despliegue terrestre y una victoria más que arrolladora a favor del junto rosarino. Se esperaba un desarrollo similar para el partido del pasado sábado, y Samurais no fue menos y cumplió.

Durante todo el encuentro se vio un dominio de ambas defensivas. Si bien Samurais necesito de tan solo el primer drive del partido para anotar, ambas ofensivas debieron trabajar mucho a lo largo de todo el encuentro para poder avanzar en el emparrillado. Tal es así, que los primeros puntos del marcador fueron a través de un field goal ejecutado por Alejo Gatti, de gran partido, y no mediante un TD.

Por el lado de Patricios, se vio una lucha interminable entre las propias faltas y la carencia de una línea ofensiva sólida. A esto debemos sumarle un total de 6 intercepciones y reiterados tackleas al corredor y al mariscal detrás de la línea de golpeo. Sin dudas, la presión de la línea defensiva y LB de Rosario fue la clave para que Patricios no pudiera desarrollar su juego terrestre. Es válido destacar de todas maneras, la labor aérea del conjunto de Buenos Aires. Fueron varios los intentos donde se lograron avanzar yardas mediante el brazo del mariscal Sánchez y su batallón de receptores.

El primer TD del partido llegaría de la mano de Protti, quien con Felipe Franco, fueron clave en el desarrollo del juego rosarino y, por sobre todo, en el ataque terrestre. El primer TD sería entonces un pitch por derecha donde la defensiva de Buenos Aires no lograría evitar los bloqueos y realizar el tackle. A esta altura del partido, todavía en el segundo cuarto, Rosario lideraba 13-0 y se mostraba a la altura de las circunstancias.

La primera mitad finalizaba con el marcador 13-0. Se esperaba que la ofensiva de Patricios pudiera revertir la situación. Si bien el juego aéreo era productivo, no era suficiente, ya que mostraba ciertas falencias. La clave estaba en poder revertir la situación del juego terrestre, donde el mariscal y su único corredor en el backfield, Caffratta, no lograban ganar yardas.

Con el comienzo de la segunda mitad, se esperaba un nuevo encuentro, pero en tan solo el primer drive de Patricios, Granitto interceptaba el ovoide, y le daba la posesión a Samurais, quien en esa misma marcha, volvería a poner puntos en el marcador, mediante un nuevo field goal.

El tercer cuarto se iba con marchas que terminaban en punt o turnover por downs para ambos equipos. Las defensivas eran las protagonistas y se emparejaban los rendimientos de ambos conjuntos.

Pero con el llegar del cuarto cuarto, se disipaba cualquier posibilidad de acortar distancia en el scoreboard por parte de Patricios. Una nueva intercepción por parte de Granitto le permitía a Rosario ejecutar un pase directo a las manos de Colauti, figura del encuentro, quien pisaba la zona prometida y ponía a su equipo 23 puntos arriba en el marcador.

Patricios regresaba al emparrillado, ahora con mariscal alternativo, Francisco Olea, en busca de revertir la situación, pero nuevamente, una intercepción los privaba de poder crear juego. La intercepción posicionaba a Rosario a pocas yardas de la zona de anotación. Desde allí un acarreo de Mugria bastaría para poner los últimos puntos de en tablero. 30 por 0 vencía Samurais.

Solo quedaba tiempo para un drive más por lado, ambos sin lograr sacar ventaja sobre el otro. Así, el match llegaba a su fin, y Rosario festejaba un merecido triunfo.

Un encuentro que solo deja ganancias para ambos equipos. Una experiencia que solo puede hacerle bien al football argentino. Rosario debe volver a casa sabiendo que hizo las cosas bien, y que se lleva el Tazón de Paraná con toda razón. Patricios, por su parte, debe estar más que tranquilo sabiendo que la razón por la que no se logró anotar tiene solución. La línea ofensiva deberá trabajar muchísimo, y se deberá trabajar también en la disciplina del equipo en general. Se observaron muchas faltas por falta de concentración. Samurais también contó con varias faltas en contra por errores propios, pero Patricios fue quien sufrió más de ellas.

El conjunto de Buenos Aires deberá entonces ahora poner foco en su partido contra Córdoba, quien también viene de perder frente a Samurais.

Author

Tomas Mandelli