headerindex (1)
topbannermen

La manada polar se acerca al norte

El segundo turno de la bella tarde en Champagnat puso a Osos Polares y Tiburones en el emparrillado. El versátil conjunto polar venció al predecible equipo “escualo” por 20 a 13 en un encuentro los habitualmente dirigidos por Hugo Ferreyra, demostraron que tienen recambio y son dignos de temer en cada posición.
El análisis del partido podría ser fácilmente dividido en dos, uno más sencillo que el otro. Por un lado lo hecho por el conjunto “escualo”, en claro proceso de reorganización, que enfocó sus movimientos en los esfuerzos de Augusto Bazán por avanzar por tierra, que siguen siendo efectivos, pero muy predecibles.
Por el otro lado, la “manada polar”, que tuvo bajas sensibles, pero demostró que puede sobreponerse a ellas. No contó con la presencia de Christian Brangold su jugador defensivo más valioso, tampoco con el poder de las arremetidas de Brian Tomada, ni con las indicaciones, tanto adentro como afuera, de Hugo Ferreyra. A diferencia de su rival, ellos contaron con variantes ofensivas difíciles de descifrar, ya que atacaron tanto por aire como por tierra de forma exitosa.
Párrafo aparte para Luis Cigarruista, quien pudo completar su vuelta al emparrillado tras perderse el encuentro ante Corsarios, por no presentarse a tiempo a la revisión. Y lo hizo de la mejor manera, como nos tenía acostumbrados. Anotó en dos ocasiones con sus clásicas corridas por el centro, rompiendo tackles a su paso. Así como también ayudó a su equipo a completar varios avances.
Apenas comenzado el encuentro se pudo ver las variantes ofensivas que propondría Mathias Crespi con sus ataques. Un corredor, el nombrado Cigarruista y 2 o 3 receptores, Lucas Carrizo, Christian Degliese y Martín Gambatesa, siempre en cancha, más Nicolas Moresi como una útil válvula de escape.
Las combinaciones con estos jugadores más los habituales acarreos del mariscal polar, llevaron a los de azul a ponerse a solo 5 yardas de anotar. En su primer drive en cancha. Pero tras 3 intentos fallidos, en el cuarto consiguieron abrir el marcador con un gol de campo de Pablo Giglio.
Así llegó el turno del conjunto rojinegro, que como era de esperarse, logró avanzar gracias a las corridas de Augusto Bazán. Consiguieron mover las cadenas, pero no lastimar al rival, que estuvo preparado para detener sus acarreos cargando en casi todo momento.
El segundo drive de la ofensiva de Tiburones, puso a los comandados por Mariano Romero Sturtz en su propia yarda 10. Como era de esperarse el mariscal “escualo” intentó salir de su propia zona roja con corridas de Bazán, pero al ver que no podía lograrlo probó con un envió que cayó directamente en las manos de Christian Degliese, lo que devolvió el peligro a la zona de riesgo de los rojinegros.
El primer intento de Crespi con el balón fue un lanzamiento hacia Gambatesa, quien avanzó 5 yardas con el ovoide. Para el segundo, sucedió lo que se estaba esperando, acarreo de Cigarruista por el centro rompiendo tackles a su paso y 6 puntos para Osos Polares. Que amplió de patada Pablo Giglio. Así el choque se puso 10 a 0 en favor de los de azul.
Durante la primera mitad de juego las entradas de Tiburones al emparrillado no cambiaron en ningún aspecto, acarreos de Bazán, intentos de pase y despejes. Lo que hizo que la ofensiva de Crespi tuviera varias oportunidades para lucirse.
De esta manera los dirigidos en esta oportunidad por Martín Gutierrez, se hicieron con el balón en su propia yarda 35. Desde allí, utilizando todas sus cartas ofensivas lograron ponerse a tiro de anotar. En primera instancia un pase a Degliese por 40 yardas los acercó a la zona de riesgo de los “escualos”. Luego con un envió a Moresi y una corrida del propio mariscal los dejaron a tan sólo una yarda de estirar aún más el marcador. De esta manera con un impecable trabajo de la línea ofensiva, Cigarruita pudo ingresar el ovoide y convertirlo en 6 puntos para la “manada polar”, que luego transformó en 7 la patada de Giglio.
Con la pausa de dos minutos ya cantada. Osos se hizo nuevamente con el ovoide lejos de la zona de anotación. Crespi volvió a tomar las riendas de su equipo, corrió con el balón y lo depositó en la yarda 34 del rival. Con el reloj apurando, el mariscal polar envió el ovoide hacia Degliese quien lo llevó hasta la 25 para que luego con un acarreo propio, Crespi dejara a los suyos a solo 5 de una nueva anotación. Tras tres intentos fallidos, los pies de Giglio volvieron al emparrillado y salieron festejando 3 puntos para Osos. Que se fue al descanso 20 a 0 arriba.
Tras el medio tiempo la “manada polar” pareció salir a la cancha más relajados y confiados, ya que permitieron que el rival les anotara en 2 ocasiones, y de la forma esperada.

En primera instancia, Tiburones necesitó solamente de dos acarreos de Bazán para lograr aparecer en el marcador. La maratón comenzó en la propia yarda 22 y tuvo un pequeño descanso en la 45. Luego continuó, mientras la defensiva polar pareció oficiar de espectador, abriéndose camino por el centro de la cancha y llegando a la meta por la banda izquierda. Los “escualos” consiguieron así sus primeros 6 de la tarde, que transformó en 7 la patada de Diego Vargas.
En segunda instancia y como no podía ser de otra manera. Un largo drive del conjunto “escualo” con constantes acarreos de Augusto Bazán, los llevaron a la yarda 29 de Osos. Desde allí, una nueva corrida del número 13, de similares características a la anterior. Un avance terrestre que inició entre medio de la línea de scrimmage y se fue abriendo hacia la izquierda justo antes de entrar a la zona de goal. Donde decreto el 20 a 13 final.
Así Osos Polares cerró un encuentro que nada tiene que envidiarle a los que vemos por la televisón. Anotaciones por tierra, pases largos, un mariscal que no teme ser golpeado y goles de campo. Así como también supieron levantar el pie del acelerador cuando lo encontraron necesario.

Author

Christian Villalba