headerindex (1)
topbannermen

Los de abajo lucharán por salir

Asoma la quinta fecha de la temporada 2017 con un cruce de dos equipos que aún no conocieron la victoria, Cruzados y Tiburones, y el enfrentamiento restante tiene al actual campeón, Corsarios, ante Legionarios, de irregular andar. El quinto participante anuncia cada fin de semana su aparición y luego por misterios del destino decide guardarse una tarde más. El sábado, según los gurúes más entendido del tema, no desafiaron a la lógica: la lluvia va a aparecer.

A Cruzados la pretemporada le generó resultados (una victoria ante la Legión y un empate contra los Piratas) que no pudieron llevarse a los partidos por los puntos. Lo que vino después fue la realidad: dos derrotas seguidas. Sin embargo, hay una defensa sólida que se mantiene con pilares de peso, Juan Ignacio Irusta y Víctor Botto. En la ofensiva, que lidera el receptor devenido a mariscal, Pedro Urzua, los pases se ven más como una utopía que como forma directa de dañar – sumado a la lesión del Marcelo Steinborn –; las carreras, en manos de Carlos Rolleri, Mario Ibarra y el propio Urzua, son leídas como la forma de sumar puntos, lo mismo que le sucede a su rival, Tiburones.

Mariano Romero Sturtz pudo completar para touchdown por primera vez desde que fue nombrado titular en la ofensiva de Tiburones. El dato, que decoró el resultado ante Jabalíes, genera confianza, a priori, en el mismísimo Sturtz. No obstante, ayuda a un ataque dependiente de las piernas de Augusto Bazán, ya sin Matías Bezruk como punta de lanza. Hay una defensiva novata, sí, que está aprendiendo a jugar football americano y que tiene, como debilidad suprema, los segundos de zona roja. He aquí una de las posibles pequeñas guerras: Cruzados a pocas yardas de anotar y los escualos con el objetivo de impedirlo.

El actual campeón ganó en versatilidad a partir del uso de formaciones. La lesión de Francisco López retardó el uso de las mismas, pero con Federico Poy de QB la ofensiva continúa su racha de victorias. Las bajas son las mismas del partido pasado: Maximiliano Romoli sigue alimentando su instagram con fotos de su luna de miel, Tomás Kouba con problemas en la rodilla, Leandro Bosch sigue lesionado y, para cerrar la lista, Facundo Mazzini no pudo recuperarse de su muñeca. El partido ante Osos, muchas carreras, pocos pases, parece que vuelve a aparecer ante Legionarios y más si la lluvia se anota como quinto elemento.

Legionarios vive de incógnitas. El primer partido había dejado buenas sensaciones: una defensiva regular que prueba pocos jugadores pero que tiene en la línea el fuego del equipo. La ofensiva, en manos del coach Martín Dietsch, no acaricia grandes cambios a priori. O sí, Franco Franceschetti no aparece ya, no recibe, no conecta; Agustín Ramírez está volviendo luego de su lesión en la rodilla y Cristian Bissio continúa en un periodo de adaptación. El mariscal, Agustín Sánchez, probó con las corridas como arma principal: no funcionó ante Jabalíes.

La lluvia y la quinta fecha se aproximan. Al sintético de Champagnat lo calentaran los juveniles en plena pretemporada. Tiburones vs. Cruzados se disputan una victoria que vale mucho si a la Liga se la dividiese en dos partes. Corsarios juega para no perderle pisada a Jabalíes, mientras que Legionarios vive su lucha, la de renovar esperanzas.

Author

Franco Franceschetti