headerindex (1)
topbannermen

Los de arriba se juegan la punta

La temporada 2017 puso una línea que a priori divide la tabla de posiciones e influye en cada partido. Estos dos grupos mutan con el correr de los años, los retiros, los armados y los estados de los jugadores mismos. . La tercera fecha expone una muestra –otra más- de la división antes mencionada. Corsarios y Jabalíes integran el primero, mientras que los cuatro equipos restantes se pelean, rasguñan entre sí en el segundo pelotón.

Si hay una lógica que coloca a Corsarios, que juega contra Osos Polares en el primer turno, como favorito absoluto para lograr el tercer título consecutivo, también hay una idea ya asentada y aceptada de que Jabalíes, que se mide ante Tiburones, toma el segundo lugar y le enseña que al poder hay que demostrarlo, no solo tenerlo.

Y Corsarios sabe de demostrar poder. Lo hizo en la pretemporada con Francisco López de QB; lo tuvo que hacer nuevamente cuando el joven comodorense se lesionó y el equilibrista Federico Poy tomó nuevamente el puesto de mariscal. Si las leyes de twitter y los memes acudiesen a Champagnat, Corsarios podría postear sin disimulo que “perder es lava”. Dicha afirmación no tiene ápice de discusión: ganó los últimos siete partidos oficiales (se tiene en cuenta la final ante Tiburones de 2016). Con Maximiliano Romoli de luna de miel, Leandro Bosch y Tomás Kouba lesionados, César Liatti asume la ofensiva con Santos De Luzarreta y David Wagner de receptores. La defensa, por su parte, se diezma en simultaneo con la ofensiva: no cuenta con su capitán Facundo Mazzini y con sus principales esquineros, Kouba y Bosch.

Osos Polares, que viene con el pecho inflado tras derrotar a Cruzados, no razona a partir de misterios o por lo menos en lo que va de la temporada. Mathias Crespi va a ser el QB titular y va a contar con la vuelta de Nicolás Moresi, ala de lo más confiable por aire, el momento del novato Christian Deglisse y las apariciones de Lucas Carrizo, de destacada pretemporada. Seguro que entre pasillos lamentarán la baja del ala Andrés Kurz.

Se mencionó con anterioridad una imaginaria línea que divide en dos la tabla. Se dibujó también a los participantes de cada grupo. Y se destacó la labor de Jabalíes, quien en el segundo turno en el sintético de Champagnat se las verá contra las corridas de Augusto Bazán. Los escualos afrontan un proceso de cambios, se están reinventando: cambiando las escamas, su piel. En la prueba de mariscales, Mariano Romero y Luciano Benítez se disputan una mitad cada uno, lo cual fortalece la iniciativa del proceso, sin embargo resulta sumamente provechoso para las defensivas rivales que ven en los embistes de Bazán la única arma roja. Y cuando un equipo solo ataca de una manera, se predispone a la defensa a derribar a un solo jugador.

Una hamaca paraguaya, un habano, la brisa y el vermut para la ocasión. Jabalíes está en estado de gracias disfrutando cómo todos – o la mayoría- de los equipos se reinventa. Claro, ellos lo padecieron hace varios años; y, ahora gozan de una plantilla numerosa, un mariscal que se volvió confiable por aire y una defensa durísima. Aunque parezca que su posición tenga una pizca de relax, los porcinos muestran su mejor cara que tiene mucho de seguridad y confianza en lo que proponen. La primera prueba, la inminente, es el partido contra Tiburones; la que realmente están esperando es la que los enfrenta ante Corsarios

Author

Franco Franceschetti