headerindex (1)
topbannermen

Medusas tomando la delantera

Un partido más que clave se jugó en esta fecha donde ambas candidatos a llevarse el título se median entre sí por tercera vez en el año, siendo un gran triunfo por 20-0 a favor de Medusas sobre unas irreconocibles Tigresas.

Semana número ocho se disputaba en Champagnat, de suma importancia para el desarrollo del torneo. Se enfrentaban los dos punteros, quienes habían derrotado en todos sus partidos a Valkirias, y que al encontrarse entre sí habían cosechado una victoria por bando. Era por lo tanto vital este encuentro que acabaría con esa paridad que se venía sucediendo entre los combinados de Luis Jiménez y de Guillermo González Posse.

El encuentro comenzaba con la ofensiva de Medusas en el campo de juego, que con su fórmula ya conocida de reversas y pases cortos no lograban sorprender a una defensa felina que hasta casi pudo robar un balón en manos de la CB Graciela Rivas, que no lograba atrapar el ovoide, que iba directo a su rostro.

Era el turno de Tigresas de tomar la bandera y buscar ponerse al frente, pero una intermitente Karen Quinteros hacía esto muy difícil. De sus primeros tres envíos aéreos solo uno significaba un avance (11yds con Romero Torres), mientras que los otros dos fueron casi interceptados por Maribel Claros, ya dando muestras de que la defensa de Medusas se encontraba en un nivel de presión y atención elevados. Caía la QB entonces en su fórmula predilecta y lograba conectar con Pacheco para un avance de casi 30 ys, pero un bloqueo ilegal al blitz de la centro Méndez anularía toda la jugada, y todo empeoraría ya que en su siguiente pase, la mariscal buscaba nuevamente a la #7, pero encontraría en su lugar a las manos de una de las figuras del encuentro, Rocío Morillo.

Recuperaba Medusas el balón, y comenzaba su ofensiva desde la yarda 7 rival, en una situación inmejorable para cosechar puntos. Poco a poco avanzaban a tierra prometida, y ya quedando a tan solo 1 yarda, lograba conectar Luisina Gutiérrez con Rocío Morillo, quien completaba así un buen tándem de intercepción y posterior anotación en su faceta ofensiva. Tras el punto extra completo con la misma receptora, se ponían por delante 7-0.

El posterior ingreso de Quinteros y compañía al emparrillado correría el mismo destino que el anterior, y tras 3 intentos en donde no lograban cruzar mitad de campo, volverían a entregar el ovoide en 4to intento: un pase hacia Méndez, quedaba muy por encima de ella, y tras varios rebotes entre jugadoras, y casi al caer sobre el suelo, lograba Morillo robarlo, logrando su segunda intercepción del día.

De allí en adelante las ofensivas parecieron frisarse, ya que ambas defensas pudieron ajustar de igual manera, subiendo la intensidad, y sin permitir avances significativos. Reversas bien cortadas, pases cortos incompletos, intentos de engaño en el backfield sin sorpresas, eran lo que mostraba la ofensiva de Medusas que caía en una meseta tras un perfecto arranque. Por el lado de Tigresas, tras la desconexión entre la mariscal y sus receptoras, Jiménez decidía poner a Pamela Méndez al mando de la ofensiva. Pero su ingreso no parecía solucionar los problemas que mostraba su ataque, ya que por nervios, o por la presión de la blitzer Paola Morillo, no lograban conectar ni un pase. Y el único destello de esperanza que parecía hacer engranar a la ofensiva, en donde la QB lograba un avance de 15yds con un envío a Quinteros (ahora como WR), se veía anulado por un nuevo bloqueo ilegal al blitz, una falta que parecía recurrente en las felinas.

El complemento comenzaría como un fiel reflejo de lo visto en la primera mitad, con la #13 al mando de la ofensiva de las naranja y blanco, pero sin poder aportar cambios significativos a lo visto con la anterior QB. En su segundo intento de pase de su nueva marcha ofensiva, volvía a buscar a Quinteros, con quien había logrado conectar un largo pase, pero esta vez encontraría las manos de Claros, interceptado por fin en su tercera oportunidad de la jornada.

Gutiérrez y su ofensiva entraban con la obligación de anotar, para hacer valer el esfuerzo de su defensa de conseguirles una nueva posesión en campo contrario, esta vez a tan solo 14yds de la zona de anotación. Una vez más, lentamente se irían acercando, hasta quedar a centímetros de la línea de gol. Desde allí, un pase rápido de la #12 encontraba a Micaela Velázquez, concretando así el segundo TD del partido. 13-0 en el marcador, y una ventaja que se estiraba lentamente, que por lo visto en el campo era cada vez más inalcanzable.

Volvía Quinteros a la posición de QB en busca de retomar aquellos buenos tiempos mostrados en anteriores encuentros. Pero solamente añoraría el entrenador a aquella #23 de los primeros partidos, ya que solamente lograban renovar los intentos por una interferencia defensiva, para luego entregar el balón por pérdida de intentos. En su siguiente ingreso al campo, parecía lograr engranar un poco más con sus receptoras. Completando con Romero Torres para 10 yardas, y luego en ocasiones consecutivas con Rinaldi para unas 15 yardas totales, lograban cruzar mitad de campo y amagaban con ponerse en partido. Pero todo volvería a derrumbarse, ya que la mariscal caía en la tentación de pases largos a Pacheco, pero la defensa de las de blanco estaba preparada para esto, y sus safeties estaban más que atentas; y por tercera vez Rocío Morillo se ponía al frente de su defensa interceptando el pase de Quinteros.

La ofensiva de Medusas, que las veces que comenzaban desde su propia yarda 5 no lograban generar impacto, sí lo hacían cada vez que su defensa les conseguía posiciones favorables tras interceptar el balón. Ahora, ingresando directamente en mitad de campo, llevarían adelante una nueva marcha anotadora. Solo que esta vez sus avances serían más producto de las faltas defensivas que de sus propios méritos. Un holding, una falta personal sobre la QB, y una interferencia defensiva, las depositarían a 1 yarda de anotar y sentenciar el encuentro. Desde allí, la mariscal conectaría con su centro, Villalba. 20-0 en el tanteador, un resultado ya inamovible e irremontable.

Finalizaba el encuentro con un resultado aplastante, en comparación con los 19-18 y 13-7 anteriores, que inclina la balanza de manera parcial en favor de las actuales punteras. Quedará ahora una fecha libre para todos los combinados, en donde aprovecharan para descansar, recuperar lesionadas, y prepararse para las 4 fechas finales, en donde se terminará de definir este apasionante torneo de Flag Football Femenino que tiene la Argentina.

Author

Tomás Kouba