headerindex (1)
topbannermen

Momento de definiciones

Se avecina la semana 12, y con ella una fecha de suma importancia de cara a los playoffs. En primer turno se enfrentarán el primero y el último, Jabalíes vs Cruzados, en un duelo que en los papeles debería ser favorable a los líderes, pero la Hermandad ha demostrado ser un rival que da pelea hasta el final; mientras que en el segundo turno se medirán el 3ero y 4to de la tabla, Osos Polares vs Legionarios, en donde se jugará la legión dorada su futuro en este 2017.

 

La mejor ofensiva, y defensa menos vencida, se medirá ante el único combinado que no ha logrado una sola victoria en todo el año. ¿Fácil predecir el resultado verdad? Esta pregunta la podríamos haber contestado con mayor facilidad antes del último partido de los porcinos, pero la realidad se nos ha venido encima, y no podríamos asegurar la tranquila victoria en favor de quien se perfilaba como claro favorito a hacerse con el Tazón Austral. Siendo invictos hasta la semana 10, Jabalíes tenía todas las de ganar ante Tiburones, quienes venían sin cosechar triunfos en todo el año, pero la falta del entrenador Sesto, que desde Europa seguía vía redes sociales como su equipo echaba por la borda su preciada racha, pareció costarles más de lo que se esperaban. Una caída por 0-6 frente a la endeble ofensiva escuala nos ha dejado una imagen gris del equipo que había vapuleado a cuanto rival se le cruzaba por delante, pero luego de una semana de descanso en donde tuvieron tiempo para ver videos y recuperarse de la caída, y sobretodo acostumbrarse a la falta del HC en el sideline, tendrán que volver a Champagnat para revalidar su papel de candidatos. De la vereda de enfrente, Cruzados tiene la estadística que más asusta a los porcinos, cero victorias a favor, ya que su única derrota fue justamente ante el otro equipo que a esas alturas del año no había ganado nunca. El equipo de la Hermandad se ha mostrado bastante firme en cuanto a su faceta defensiva, dado que de los 6 partidos que jugaron, en 5 de ellos han perdido por menos de 10 puntos; viéndose su gran déficit en la faceta ofensiva de la cancha, habiendo convertido menos de 10 puntos también en 5 de sus 6 derrotas. Un mariscal que todavía no se ha afianzado, y que ha demostrado graves falencias a nivel técnico, sumado a un cuerpo de receptores, que sin Steinborn en gran parte de la temporada no ha ayudado a que Urzúa adquiera mayor confianza y ritmo de juego. A su vez, a pesar de tener potencia física en sus corridas gracias a Ibarra, no han logrado establecer su ataque terrestre, siendo el único equipo en no tener ningún RB con al menos 100 yds, un dato más que reafirma porque se encuentran sumidos en el fondo de la tabla. De todas maneras, su gran defensa sigue haciendo que sus partidos sean cerrados hasta el final, teniendo como último antecedente el partido de la semana pasada, en donde forzaron a uno de los líderes, Corsarios, a llegar a overtime, pudiendo haber sido la victoria para cualquiera de los dos combinados. Será tal vez este él fin de semana en donde logren su primera victoria, forzando a Jabalíes a su segunda derrota consecutiva, y acelerando los pasajes de regreso de Sesto para retomar las riendas de su equipo.

 

El segundo turno nos presentará el encuentro más interesante de la fecha, en donde se marcará un antes y un después de cara al único puesto todavía no definido de los ingresantes a postemporada, la 4ta plaza. Osos Polares, que se asume como favorito ante Legionarios, tendrá la obligación de ingresar al campo de juego a dar una mejor imagen que la dejada en su último partido, ya que la gran ofensiva que venían mostrando en este 2017 dejó mucho que desear ante Corsarios, en donde sus únicos tantos fueron producidos por la defensa, la cual fue la única responsable de mantener el partido parejo, junto a los errores Corsarios entre los cuales hubieron dos TDs anulados. Sin Cigarruista corriendo el balón, y sin poder escurrirse Crespi por doquier, dejaron en evidencia que su flamante ofensiva todavía tiene muchos casilleros que tildar antes de perfilarse como aspirantes al Tazón Austral. De todas maneras, su defensa dijo presente y logró mantener el partido a flote durante los 4 cuartos, dándole a la manada polar la firmeza defensiva que necesitan para afianzarse como un equipo completo. En esta nueva fecha ante la legión dorada tendrán la chance de reivindicarse, y asegurarse su puesto en playoffs, ganando en tranquilidad, y quedándoles dos fechas más para poder seguir trabajando en sus engranajes ofensivos pensando en los duelos decisivos de eliminación directa. Por su parte Legionarios, se perfila como candidato a perder todos los duelos que le quedan por delante si es que no logran afianzar un QB en el puesto, o al menos recuperar al RB Ramírez, ya que su caída en tiempo extra por 0-7 ante Tiburones los expuso como una ofensiva totalmente limitada, incapaces de anotar siquiera 1 punto ante la defensa más vencida del año, y habiendo desperdiciado a su vez las chances de anotar cuanto menos un field goal a menos de 10 yardas de la zona de anotación. De todas formas, su defensa sigue siendo de las más seguras de la liga, ubicándose entre las 3 menos vencidas, ofreciendo al menos la seguridad de que si la ofensiva puede comenzar a andar, la defensiva podrá darles algún tipo de contención. En el momento menos oportuno llega su partido más decisivo, en donde de perder quedarán empatados con Tiburones en el 4to puesto, con 3 partidos por delante, de los cuales dos son frente a Corsarios; mientras que sus rivales directos tendrán 2 duelos ante el último de la tabla, Cruzados.

 

Momento de grandes definiciones se vivirán este sábado en Champagnat, en donde: el líder tendrá que afianzarse y reafirmar que tropezón no es caída; los aspirantes a ser sorpresa en esta temporada deberán volver a mostrar un buen nivel ofensivo a la altura de los primeros; la legión tendrá que dar un manotazo que los salve del tobogán en el cual siguen cayendo; y los últimos podrán por fin festejar un sábado a la noche su primera victoria del año ante el claro favorito.

Author

Tomás Kouba