headerindex (1)
topbannermen

Osos Polares escalando a playoffs

En un cruce de vital importancia en vistas de la post temporada, Osos Polares abatió a Jabalíes por 35 a 14, superándolo en la tabla de posiciones ubicándose en el tercer puesto, con altas chances de ingresar a playoffs.

Ambos combinados venían de derrotar a Legionarios en sus últimos partidos, pero lo habían hecho de diferentes maneras, casi antagónicas. Jabalíes hace dos semanas logró sellar su triunfo ante el combinado de la legión recién en el último cuarto, dando vuelta el partido, en un agónico 14-6. Mientras que por otro lado, la manada polar logró la fecha pasada imponerse de manera contundente en el emparrillado aplastando a sus pares de dorado por 43-6 en lo que fue su mejor desempeño del año. De todas maneras, estos duelos han de ser medidos con una vara especial, ya que el rival de turno es el equipo con mas bajo record en lo que va de la temporada.

Con estos antecedentes se podía llegar a predecir un triunfo de Osos Polares, o al menos un mejor resultado que aquel logrado en su primer encuentro entre sí, en donde Jabalíes los habían derrotado por 14-7. Pero muy lejos quedó ya ese 30/7 que marcó el duelo de primera ronda entre estos combinados, y bastante distinta es la realidad que atraviesan en este momento: Jabalíes luchando por mantener el puesto que con mucho sacrificio ha logrado hasta el momento, con casi la mitad del equipo conformado por novatos, con una ofensiva en reconstrucción, y una defensa que se encarga de mantenerlos a flote; mientras que Osos Polares ha marcado un quiebre en su temporada, un despertar de su ofensiva, y una clara mejoría en su nivel de juego, como así también de su confianza, tanto dentro como fuera del emparrillado.

El comienzo del encuentro seria de lo más atípico, dándole al conjunto dirigido por Sesto una ráfaga de buena suerte, y la ilusión de que el partido estaría a su favor, cosa que no se constataría en el transcurso de los cuatro cuartos si es que a buen juego nos referimos.

En el kickoff inicial, el devolvedor de Osos Polares esperaba que el balón se perdiese por la línea lateral, jugándole este una mala pasada ya que se quedaba dentro del campo de juego, siendo recuperado por Ferreira. Desde allí, Bonomo y compañía no desaprovecharían tal grata oportunidad y lograban anotar y ponerse al frente en pocos segundos de juegos. Bonomo conectaría con su receptor favorito Lettieri, y en la infalible conexión lograban la primera anotación de la tarde. Luego, en el punto extra, volvería Bonomo a buscar a Lettieri por aire, poniéndose por delante en el tanteador por 8-0, un comienzo más que alentador para los porcinos.

Rápidamente la manada polar respondería ante su propio yerro, y lograrían anteponerse ante la situación. Comenzando en su campo de juego, anotarían en tan solo dos, largas, jugadas. Primero, un pase de Crespi para su TE Moresi para un avance de casi 30 yardas; luego, ya dentro de zona roja rival, un envío aéreo a Prigoshin les daría el TD. Punto extra completo, y 7-8 en el marcador.

Esta verticalidad de la ofensiva polar, atacando decididamente por aire, refiere directamente a un duelo que iba más allá del que sucedía en el sintético de Champagnat, el duelo estratégico entre los entrenadores. Por un lado, el conjunto de Sesto habiendo visto como la manada polar vapuleo por tierra a la legión dorada, con Cigarruista como figura del encuentro, se encargó de sobrecargar la línea, pegar a los apoyadores, y contener los acarreos del RB estrella y del mismo mariscal. De la vereda de enfrente, Ferreyra y su plantel decidieron cambiar de estrategia, y aprovechar estos movimientos de la defensa porcina para atacarlos en el fondo, con envíos largos por el medio con su ala cerrada, y explotando los mano a mano que se generaban entre sus receptores, y los esquineros rivales. Estos pequeños duelos, de la mano de un preciso Crespi, fueron una de las claves de que el encuentro haya resultado tan favorable para los polares.

En un nuevo ingreso de Crespi y compañía, posterior a sucesivos despejes de los porcinos, veríamos nuevamente como estaban decididos a atacar por el centro de la cancha, y rápidamente cosechaban unas 35 yardas de avance: un envío a Moresi para 20 yardas, más 15 de regalo por un facemask rival. Pero cuando todo estaba dado para que los polares pasasen al frente, un pésimo pase de Crespi con destino a Carrizo dentro del endzone, encontraba en su lugar al CB novato Ray Taylor, quien se hacía con el ovoide salvando a su defensa.

Pero poco, casi nada, duraría el entusiasmo del sideline de Jabalíes, ya que en la primera jugada de su ofensiva, Bonomo seria acribillado por detrás por una de las figuras del encuentro, el LB Brangold, quien provocaba el balón suelto, siendo éste recuperado por un histórico polar, Tomada. Y como para completar una secuencia inigualable, Tomada, quien también se desempeñó en su puesto de FB en la ofensiva, era el encargado de lograr la anotación. Habiendo recuperado el balón en la yarda 12 rival, desde allí mismo encararían su ofensiva, y dándole el balón al corredor de poder, éste recorrería las yardas restantes para lograr su anotación, logrando un espectacular tándem de despliegue tanto defensivo como ofensivo. De esta manera pasaban al frente por 14-8, siendo un quiebre total del encuentro, ya que Jabalíes parecería no recuperarse de este golpe, ya que no volverían a anotar sino hasta el último cuarto, cuando todo estaba ya casi perdido.

El resto de la primera mitad, no nos ofrecía mayores emociones. Por un lado veíamos a Bonomo y compañía siendo castigados una y otra vez por la defensa polar, con Brangold como amo y señor del campo de juego, no dejándolos renovar ni una sola vez, y hasta recuperando el balón gracias a una intercepción de Prigoshin casi a final del segundo cuarto. Por otro, veríamos a Crespi y sus compañeros seguir con esta premisa de atacar por vía aérea, con un nuevo actor en la ofensiva, el receptor Carrizo, quien parece haber logrado una gran química con el mariscal, ya que fue uno de sus favoritos en la jornada del sábado, sumando así un arma más a esta ofensiva que lentamente va tomando forma de cara a los playoffs.

Al parecer, el entretiempo fue un momento de reflexión para ambos combinados, decididos a ajustar aquellos pequeños errores de la primera mitad. Los dirigidos por Sesto, al ver cómo fueron dominados una y otra vez por aire, decidieron retroceder un poco a su defensa, y espejar al ala cerrada Moresi que tanto daño les había hecho. Pero ante este ajuste, veríamos como cambiaría rotundamente la manera de atacar de los polares. El complemento nos ofrecería un nuevo despliegue de la ofensiva de Ferreyra, que dominaría a los porcinos una vez más, solo que esta vez lo harían por tierra, aprovechando los espacios que obligadamente debía dar “el Ancla” si es que querían resguardarse de los envíos aéreos.

El tercer cuarto comenzaba con la ofensiva de los porcinos, que nos volvía a mostrar una pálida cara. Dos acarreos bastaban para que pierdan una vez más el balón, esta vez por unas resbaladizas manos del corredor Kritzer, que al ser golpeado perdía el balón, el cual era recuperado por quien más que el líder de la defensa de Osos, Brangold. Desde allí, ya en territorio contrario, ingresaba Crespi y compañía, en la búsqueda de estirar la ventaja, y comenzar a sellar el encuentro. Avanzando rotundamente por tierra, con las corridas de Tomada como bastión, lograban llegar a tan solo 5 yardas de la zona de anotación. Sería el momento de Crespi de sumar, y seria él el encargado de llevar el balón hasta tierra prometida, estampando un 21-8 en el tanteador, tras un nuevo punto extra completo del siempre confiable pateador Mejía, quien terminó la fecha con un 100% de efectividad en sus patadas.

Volvían una vez más Bonomo y su ofensiva al campo de juego, más para dar la cara y lograr alguna que otra anotación, que para poder dar vuelta el encuentro que cada vez se escapaba más de sus manos. Lograban con unos cambios estratégicos avanzar y mover las cadenas. El ingreso de Álvarez en la posición de corredor, sumado a unas buenas corridas de Kritzer, le daba a esta ofensiva una nueva cara, y podían volver a mover el ovoide con más fluidez y seguridad, como habían sabido hacer a lo largo de la temporada. Pero éste envión solamente les serviría por unos momentos, ya que rápidamente la defensa polar lograría hacer los ajustes necesarios para poder contrarrestarlos, y detenerlos como lo habían hecho a lo largo de los primeros cuartos.

Esta seguridad defensiva vería su réplica en una nueva ofensiva efectiva de Osos Polares, quienes ingresando en su propio campo, lograban recorrer casi toda la cancha para lograr su 4ta anotación de la tarde. Acarreos de Tomada y Cigarruista, y envíos aéreos a Prigoshin, eran los ingredientes que utilizaba Ferreyra para cocinar un nuevo avance exitoso de su ofensiva. Y estando ya a pocas yardas de la anotación, decidían no arriesgar por aire como lo habían hecho en un principio del encuentro, y decididamente se disponían a taladrar a la defensa rival. Tras tres acarreos consecutivos lograban entonces anotar, una vez más con Tomada llevando el balón hasta las diagonales, avanzando esa última yarda, una especialidad de la casa. 28 a 8, y todo casi liquidado en la soleada tarde en Champagnat.

Ingresaban entonces al último cuarto, con todo más que dicho, y objetivos distintos. Los porcinos se dedicarían a poner toda la carne en el asador, intentando la heroica maniobra de hacer aquello que tanto les costó en toda la jornada, o al menos seguir aceitando esta ofensiva en vías de desarrollo. Por el otro, los polares estaban más que satisfechos con su partido hasta el momento, y buscarían seguir anotando, más que para sumar puntos, para sumar entusiasmo y confianza de cara a lo que les queda de temporada.

En esta apuesta más agresiva de Jabalíes veríamos como de entrada empezaban a tener mejores resultados, teniendo también en cuenta que la defensa rival, más relajada dado el abultado resultado, les dejaba espacios y mayores comodidades. Una muy buena devolución de kickoff de Taylor los depositaba ya en campo rival; luego, con una corrida del mismo Bonomo se adentraban a zona roja contraria. Desde allí, sorprenderían con un buen envío aéreo, que encontraba a Fittipaldi superando a su marcador, y haciendo una muy buena recepción, cayendo justo sobre la línea de anotación. Así, en tan solo tres jugadas, la ofensiva porcina anotaba y se ponía a tan solo 2 posesiones de alcanzar a sus rivales. 28-14 mostraba el marcador, y parecía no estar todo dicho aun, aunque si bien era difícil la hazaña, no era, en principio, imposible de realizar.

La ofensiva polar tenia ahora un solo objetivo, no perder el balón. Ingresaban al campo con la premisa de no arriesgar demasiado, avanzar lentamente el ovoide, y consumir todo lo que pudiesen del reloj de juego. Con esto en claro, se dedicaron a correr con Cigarruista, Tomada, y el QB. Poco a poco irían avanzando, moviendo las cadenas en 3 ocasiones consecutivas, llegando a zona roja rival. Y cuando todo estaba dado para que coronasen un buen avance con una anotación, una desconcentración entre el mariscal y el corredor Tomada les darían vida y esperanza a sus rivales, ya que generaban un balón suelto que era recuperado por Caferatta.

Desde su yarda 20, Jabalíes buscaría una nueva remontada como la lograda en su último encuentro frente a Legionarios. Y un envío largo de Bonomo a Fittipaldi, que superaba en velocidad a su marcador, y tenía la oportunidad de recibir el balón y recorrer el campo abierto para una anotación casi segura, parecía la oportunidad indicada para hacerlo. Pero el receptor pecaría de ansioso, y sin poder asegurar el ovoide, éste quedaría flotando en el aire para que sea interceptado por Mejía que lo venía siguiendo por detrás. Sellaba prácticamente el triunfo la defensa polar, que además avanzaría el balón hasta zona roja contraria. Volvía entonces Crespi y su ofensiva casi al mismo lugar en donde estaban antes de perder el balón, solo que esta vez sí lograrían su cometido. Esta vez, tras varios intentos por tierra, sería el mismo Crespi el encargado de anotar, estampando el 35-14 final en el marcador.

Segunda victoria consecutiva para Osos Polares, con un saldo de 78 puntos a favor y 20 en contra en estos últimos dos fines de semana. Un presente más que alentador para los dirigidos por Hugo Ferreyra, que de estar casi al final de la tabla, pasaron a estar terceros, con grandes chances de ingresar a playoffs. Con un record de 4-4, superan por el momento a Jabalíes y Cruzados; pero teniendo por delante duelos ante los dos punteros, deberán salir victoriosos en al menos uno de ellos, o esperar a que sus competidores directos no los superen en la tabla. Por su parte los porcinos, se ubican en el 4to lugar, con un record también de 4-4; y tienen por delante dos duros duelos, uno ante Cruzados, en un partido que se vivirá casi como una final dada la lucha por estos puestos de post temporada, y otro ante Tiburones.

Una feroz carrera de cara a los juegos finales si vivirá en las próximas semanas en Champagnat, con la emoción a flor de piel, y con mucho todavía por definirse.

Author

Tomás Kouba