headerindex (1)
topbannermen

Por el cuarto puesto

En el segundo turno del día sábado, Cruzados se enfrentó a Legionarios. La Hermandad supo aprovechar el traspié de Tiburones, y se alzó con la victoria con un marcador final de 23-06. De esta manera, y ante la sorpresa de muchos, Cruzados incrementó sus chances de ingresar a playoffs.

El encuentro se anunciaba como un auténtico duelo a muerte. Una victoria de Legionarios sentenciaba a La Hermandad, mientras que una derrota de la Legión, significaba una fecha más de vida para Cruzados. Era claro que ninguno de los dos equipos iba a retractarse en el campo.

Sin embargo, la expectativa superó a la realidad: El encuentro se desarrollo de una manera poco vistosa y plagada de errores. Ambos equipos recurrieron a viejas formulas. Por el lado de la Legión, se observó el mismo juego que a lo largo del año. Formación en “I” en el backfield, y un solo receptor alineado. Mientras que la novedad se vio en la posición del mariscal, a cargo de Corsini. Es válido destacar su gran labor dentro del pocket y su habilidad para escapar de las múltiples situaciones de sack que sufrió. Sin embargo, el conjunto de jersey dorado no logró establecer su juego en todo el partido.

Por el lado de Cruzados, aunque finalizó con un marcador abultado, cabe recordar que su juego aéreo fue poco efectivo, comparado a otros encuentros, y su juego terrestre fue de lo menos vistoso. Tanto es así, que el marcador del encuentro recién sufriría cambios en el segundo cuarto del encuentro, y de la mano de una devolución de punt, a cargo del novato revelación, Lars Riecke.

La primera mitad del encuentro seguiría su curso con pocas novedades. Legionarios continuaba sin encontrar rumbo. Su juego se basaba en las constantes corridas de Rumbola, el cual una y otra vez recibía tackles y golpes de la defensiva de La Hermandad. Para empeorar las cosas, Legionarios sufriría la expulsión de dos de sus jugadores: Ambuso y Fernandinho.

Las emociones regresarían en la segunda mitad del encuentro. Un nuevo intento de pase de La Hermandad resultaba en la primera y única anotación por aire del partido. Una gran atrapada de Pérsico, y un aun mejor acarreo, le permitía a Cruzados ampliar su ventaja en el marcador.

Legionarios continuaría su mala racha de puntos hasta con su ofensiva en cancha. Estando en su propia zona roja, La Legión ejecutaba un intento de pase. Sin embargo, debido a la presión de la defensiva, Corsini arrojaba un pase estando dentro de la zona de anotación a un liniero no elegible. El pase resultaba incompleto y en un safety. Así, el match quedaba 16-0, y las chances de playoffs para Cruzados se incrementaban.

Para empeorar aun más la situación de La Legión, el equipo se disponía a patear el ovoide luego del safety sufrido. La patada resultaba en una excelsa devolución de Ciruzzi, la cual finalizaba en un nuevo touchdown para su equipo. Así, Cruzados alcanzaba los 23 puntos en el marcador, y aseguraba su 5to puesto en la tabla general.

El match solo tendría tiempo a que Corsini ejecutara un pase “poste” a las manos de Franceschetti, quien acarreó el ovoide hasta la zona prometida. Así, el encuentro llegaba a su fin con un scoreboard de 23-6 en favor de Cruzados.

Un encuentro poco atractivo, pero que calentó el torneo al máximo. Aun la cuarta plaza para ingresar a playoffs es una intriga y todos los ojos están puestos en el próximo sábado. Cruzados se ganó el derecho a pelear su lugar en playoffs. La Hermandad deberá enfrentarse a Tiburones en una auténtica final, mientras que Legionarios deberá vérselas con el puntero del torneo, Corsarios, en búsqueda de un milagro.

Author

Tomas Mandelli