headerindex (1)
topbannermen

Por el peso de las individualidades

La victoria de Yacarés sobre Coyotes por 30 a 6 se explica por la contundencia de las individualidades de los dirigidos por Agustín Barraquero, especialmente por la pareja de linebackers, Rickie Lars y Federico Acin, los abanderados de dar vuelta el marcador en el sintético de Champagnat.
El inicio del partido de Coyotes mostró una formación en spread y a Salvador Anido como corredor de poder, decisión arriesgada que rindió sus frutos en la primera mitad. Las variaciones ofensivas del equipo de Gabriel González, que mixturaban pases, corridas del 88 y escapadas del mariscal, desgastaban a una defensa naranja que se empezaría a lucir con el correr de los minutos.
Mientras tanto, Yacarés no terminada de hacer pie en la fría mañana y dudaba entre acarrear o pasar. Las escapadas de Agustín Geist, mariscal de Coyotes, lograron sofocar en los instantes finales de la primera mitad a la defensiva de Yacarés. Primero con una corrida del propio QB, tras romper dos tackles. Luego con la combinación de carreras de Anido y los pases a sus receptores. Justamente, el receptor Buravotivch recibió un bombazo de Geist y decretó no solo la apertura del marcado sino que también fueron los primeros puntos de Coyotes en la temporada.
El rumbo del encuentro cambió en el comienzo de la segunda parte cuando Coyotes se disponía a correr y Yacarés a defender. Lars recuperó un fumble, lo transformó en empate y, tras el punto extra – exquisito fake del QB que terminó en dos puntos de Zajdman – le otorgó a Yacarés la llave del partido. A partir de esta jugada, los de naranja asumieron el control del encuentro y dispusieron de variadas oportunidades para aplastar a su rival.
Yacarés amasó el juego de a poco, a sabiendas de que al fin y al cabo sus individualidades pesarían más que las de Coyotes. La figura de Ignacio Malvicini se fue incrementando con las jugadas y sus corridas generaron huecos inabarcables. En el primer drive del último cuarto, Malvicini amplió el resultado: 16-6. En la siguiente marcha con la bola en manos de Geist y compañía, Lars interceptó al QB bordó y devolvió para TD. Así el encuentro estaba 22:6. Y, para cerrar el partido, apareció la conexión Malvicini- Umerez para sentenciar el 30-6.

Author

Franco Franceschetti