headerindex (1)
topbannermen

Preparen motores

La ansiada espera llegará a su fin este sábado en las inmediaciones del Club Champagnat, donde se llevará adelante la primera fecha de la temporada regular de la liga de Football Americano Argentina, con Tiburones vs Corsarios y Jabalíes vs Osos Polares.

Luego de ocho meses desde el último Tazón Austral se dará el primer kickoff, con los finalistas del 2016 abriendo este 2017. El campeón defensor deberá revalidar el título ya desde el primer encuentro, frente a un equipo escualo en plena reconstrucción. Tiburones vivirá un momento de transición, ya que luego de 4 años exitosos disputando 4 finales consecutivas, muchos de los estandartes del combinado rojinegro han dado un paso al costado dejando lugar a las nuevas camadas, que en estos últimos dos años han acrecentado su caudal más que ningún otro equipo. Si bien mantienen entre sus líneas jugadores de selección como Bazán, Bezruk y Mandelli entre otros, el gran cambio se notará principalmente en el juego aéreo ya que inauguraran mariscal, por la partida de Falluca, y presentarán también un cuerpo de receptores que no es de los más temibles de la liga, tras la baja de Garibaldi y Smilasky. De todas maneras su potente juego terrestre los sigue posicionando como un conjunto digno de ingresar a playoffs y pelear por el título.

Por su parte Corsarios vuelve a posicionarse como uno de los grandes candidatos a defender el título en la búsqueda de su tercer Tazón consecutivo y quinto en su historia. Sin grandes bajas con respecto al 2016, y con la vuelta de López al puesto de QB, brindando la alternancia al juego aéreo con el otro QB de este equipo, el reinante MVP Poy, que ya sea de mariscal, receptor o hasta corredor, seguirá siendo el jugador de temer del conjunto dirigido por Cesar Liatti, debido a su habilidad con pelota en mano en campo abierto. Y si a esto le sumamos un gran complemento ofensivo como son Kouba, Elizalde y Musso, se convierten en el ataque en principio más completo. A su vez la defensa no parece haberse modificado sustancialmente de aquella que vapuleó a los escualos en el Tazón Austral, una razón más para considerarlos favoritos.

El segundo turno nos presentará a los dos conjuntos que prometen ser las revelaciones de este año. Tanto Osos Polares como Jabalíes ingresaron a los playoffs en el 2016 perdiendo justamente en semifinales contra los dos equipos mencionados con anterioridad. En esta nueva temporada, con mayor experiencia, tiempo de trabajo en conjunto, y construyendo sobre lo ya visto antes, prometen dar el gran paso y lograr desbancar a Corsarios, Cruzados y Tiburones, quienes disputan los Tazones entre sí desde el 2012. El conjunto polar, cuenta con Crespi al mando de la ofensiva, un cuerpo de receptores no descollante pero sí efectivo, y más importante aún, acostumbrado a su mariscal puliendo así la conexión aérea; y con un juego terrestre digno, pero peligroso cuando el hábil mariscal baja el ovoide y se dispone a avanzar por tierra. A su vez, la defensa ha mejorado año a año, sumando peso en su línea, perfeccionando sus esquineros, y con el nivel superlativo del LB de selección, Brangold, el encargado de hacer latir el corazón de este lado de la línea de scrimmage. Una gran unidad, sin grandes bajas relevantes, y con ya un tiempo de trabajo en grupo considerable, el equipo de Hugo Ferreyra (ahora coach/jugador), parece estar preparado para dar el gran salto.

De la vereda de enfrente, los dirigidos por Juan Manuel Sesto (también coach/jugador), cumplen con características similares a las de sus oponentes, no tanto en su juego en sí, sino en cómo se posicionan frente a esta temporada. Con una ofensiva que hacia fines del último año ya se mostraba firme, con un Bonomo convirtiéndose en uno de los mariscales más experimentados, con un receptor confiable como Lettieri, y con la adhesión del novato Fermín Peralta, todo indicaría que los TDs y los grandes avances serán una moneda corriente cuando los porcinos pongan la pelota en el aire. Y si la ofensiva tiene algún traspié, algún momento en donde no puedan descifrar a su rival, tendrán siempre a la eterna “Ancla”, su defensa ya signo en la liga. Una faceta del juego de Jabalíes, que a pesar que cambien los nombres, los jugadores, el alma sigue siendo siempre la misma. Un juego muy físico, una línea dura de roer, unos LBs que no dejarán pasar la oportunidad de tacklear con todas sus fuerzas, y una secundaria que logra hacerse varias veces con el ovoide, presentan a los porcinos como un equipo bastante completo, y de los rivales más difíciles de enfrentar.

Un nuevo año comienza, con todos los jugadores llenos de expectativas, de sueños e ilusiones; con familias, amigos, conocidos, que semana a semana estarán atentos al desarrollo de esta competición, mucho por demostrar para todos los combinados, tiempo para aceitar sus engranajes, y luchar todos por el mismo destino, hacerse con el Tazón Austral. Los esperamos este sábado en Champagnat, desde las 13hs como siempre.

Author

Tomás Kouba