headerindex (1)
topbannermen

Recuperación polar

Osos Polares consiguió su primera victoria del año, al vencer a Cruzados por 15 a 6, en el segundo turno de la tercera semana de la Liga Mayor de Football Americano Argentina. Así el conjunto de Hugo Ferreyra se recuperó de la dura derrota en la jornada 1 ante Jabalíes.
Al mirar las plantillas de ambos equipos, momentos antes del kickoff, se podía vislumbrar un partido parejo tanto en ofensiva como en defensiva. Donde cada conjunto debería esperar un error del rival o encontrar su punto débil para poder alzarse con la victoria. Y eso sucedió
El primer cuarto del partido entregó lo que se esperó en la previa. Dos equipos bien plantados defensivamente, que no permitieron en ningún intento que su rival pase la mitad de la cancha. Una larga marcha por cada lado, con pases y corridas que movieron poco las cadenas fue lo que dejó la parte inicial del encuentro.
El cambio de lado no hizo que ninguno de los equipos cambiara sus esquemas de juego. Pero Osos mostró tener más variantes, con su formación con dos alas cerradas, dos receptores y un corredor, le daba al mariscal Mathias Crespi mayores recursos a la hora de decidir. También hay que sumarle a esto las conocidas corridas del cerebro de la ofensiva.
Cruzados por su parte no tuvo efectividad en sus intentos de pases y logró mover las cadenas en varias ocasiones gracias a las corridas de Mario Ibarra y Carlos Rolleri. Pero sin llegar a inquietar a la defensa de Osos Polares, que contó con un Christian Brangold, linebacker, indetenible, quien fue más que un dolor de cabeza para la ofensiva de la “hermandad”.
Con la advertencia de los dos minutos corriendo. Cruzados despejó el balón y una infracción por targeting de Andrés Zappia Bogado, quien salió expulsado, le permitió a la ofensiva de Crespi poner el ovoide en mitad del campo. De ahí en más, una serie de corridas del mariscal y de Rubén Corsico, mas un par de pases vitales a Carrizo, dejaron a la “manada polar” a solo 5 yardas de anotar. De esta forma con un acarreo lateral de Crespi, Osos abrió el marcador 6 a 0 justo antes de irse al descanso.
La segunda mitad del encuentro puso nuevamente a los de azul con el balón en su poder, quienes solo pudieron llegar hasta la yarda 40 de su rival y despejar. Esto dejó a la ofensiva de Cruzados dentro de su propia zona roja. En su primer intento por salir, una rápida reacción de la figura del encuentro, Christian Brangold, quien detuvo a Mario Ibarra dentro de su propia zona de anotación, le dio otros 2 puntos a la “manda polar” que se puso 8 a 0 arriba.
El encuentro continuó de la misma forma en la que empezó. Intentos por tierra de Cruzados y recursos variados por parte de Osos Polares. Siempre en búsqueda del tropezón rival. Pero la mayor parte de ellos terminaron en despejes. Uno de éstos, realizado por la “hermandad”, ya en el último cuarto del partido, dejó a los de Crespi en su propia yarda 30 y fue el propio mariscal quien llevó el balón hasta la 34 rival tras una larga corrida.
En el primer intento, el quarterback lanzó el ovoide en dirección a Lucas Carrizo, quien recibió pegado a la banda izquierda en la yarda 20. Desde allí realizó una espectacular corrida, esquivando tackles, amagando a sus rivales, mientras cruzaba por la mitad del campo y se acercaba a la línea de goal. Los aplausos comenzaron a bajar de la tribuna cuando eludió a los últimos dos de verde y anotó por 6 en favor de la “manda polar”. Que luego estiró por 1 Martin Gambatesa. El partido entonces se puso 15 a 0.
El amor propio de Cruzados hizo que no se rindieran nunca. Tras el kickoff. Riecke Lars recibió el balón y lo transportó hasta la 20 polar. Luego de una serie de avances y retrocesos. El mariscal Pedro Urzúa logró combinar por aire con Martin Pérsico quien atrapó y puso el partido en 15 a 6. Resultado que terminó siendo definitivo.
De esta forma Osos Polares se recuperó de la dura caída ante Jabalíes, jugando un buen partido en ofensiva y otro excelente en defensiva. Con un jugador como Christian Brangold, que por momentos hace pensar que con él solo en cancha, ya es más que suficiente.

Author

Christian Villalba