headerindex (1)
topbannermen

Tazón del Paraná U-21: Patricios blanqueó a Samurais

A las seis y media de la mañana del sábado último 28 de octubre estaban citados los treinta jóvenes de Patricios U-21 que habrían de disputar el primer partido juvenil entre los seleccionados de Buenos Aires y Rosario. En la ciudad santafesina, Samurais esperaba desde temprano en el Club Fábrica de Armas “Domingo Matheu”, con la expectativa de estar ante un evento histórico.

El micro salió del barrio porteño de Belgrano a las siete en punto con destino directo a Rosario. El viaje se hizo corto, a causa de un estado de siesta general el primer rato y la posterior elección de capitanes. Tres horas y media más tarde, al llegar al club, los jugadores y el staff de coaches hicieron un reconocimiento del campo de juego, que se presentaba diez yardas más largo y algunas yardas más angosto que la habitual sede de FAA, el sintético del Club Champagnat. El césped natural, mientras tanto, se veía en muy buen estado.

Así, entre el reconocimiento del campo, las fotos, puesta de pants, medias, botines y entrada en calor, se hizo la hora del partido. Cada equipo tomó su sideline, se efectuó el sorteo y Esteban Delgado se dispuso a patear el kick off. La pelota era de Samuráis que intentaba con dos acarreos por el centro, infructuosos, y un intento de pase en tercer down, que no llegaría a salir de manos del QB Franco Gambino, al ser capturado por varios defensivos de Patricios. Tres y afuera y los de negro ya estaban despejando.

Por su lado, la ofensiva Patricios comenzó agresiva y rápidamente consiguió buenos resultados. Primero un falso pitch a la derecha entregaba el balón a Ignacio Malvicini –habitual QB en Yacarés- que, ocupando el lugar de corredor, lanzaba un pase completo de más de treinta yardas para Miguel López Gaudiero, dejando a Patricios ya en zona roja. Después de un par de corridas bien defendidas, el QB Agustín Geist lanzó un certero pase a López Gaudiero, quien lo atrapó en la zona de anotación y produjo los primeros puntos del partido.

Las dos primeras series fueron un anticipo del desarrollo del partido. El ataque rosarino no podía mover las cadenas frente a una defensiva experimentada y agresiva. Y la ofensiva de Patricios se encontraba con pocos espacios para mover el balón por tierra, siendo el tackle la principal fortaleza mostrada por la defensa de Samuráis, pero desplegó un ataque aéreo metódico, eficiente y explosivo. En ciertos tramos del encuentro se percibió la falta de experiencia de los rosarinos, acostumbrados a la modalidad 6 contra 6, contrario a este partido que se jugó 9 contra 9.

En el segundo cuarto llegarían dos anotaciones más de Patricios. Primero un pase dentro de la zona roja al TE Salvador Anido; luego, también en zona roja, Geist encontró en la esquina derecha a Matías Morocho. Mientras, la defensiva de Patricios seguía en control del juego, dándose las únicas renovaciones con faltas, una rudeza contra el pasador y una interferencia. Al cierre de la primera mitad, Marcos Buratovich desde la posición de S interceptaría el balón, dejando la diferencia en 18-0.

La segunda mitad fue un calco de la primera. La defensiva de Patricios contuvo una y otra vez las alternativas presentadas por Samuráis, poniendo mucha gente en el backfield rival e interrumpiendo la fluidez del juego de los rosarinos. Mientras, y a pesar del esfuerzo de la defensiva de Samuráis, Geist se apoyó tanto en el gran trabajo de su línea ofensiva y sus receptores, como en el ímpetu conseguido al inicio del encuentro,  y añadió dos anotaciones más a su cuenta personal. Primero, un pase largo al fondo de la zona de anotación, quizá el mejor lanzado en toda la tarde, fue conectado con Tomás Caironi. Y más tarde, ya en el último cuarto, Tomás Pierleoni completó el quinto touchdown de la tarde.

El resultado final fue de 31-0, dado que de los cinco intentos de punto extra, Patricios conectó solo uno; tres fueron frustrados por la defensiva rosarina y el restante pegó en el poste izquierdo.

Vale destacar que, más allá del resultado, se trató de un partido histórico, apostando a que sea el primero de muchos enfrentamientos interprovinciales juveniles; la fundación de una tradición que esperamos continúe por muchos años.

Author

Salvador Anido