headerindex (1)
topbannermen

Tiburones, el primer finalista

Tiburones se convirtió en el primer finalista de la temporada 2016 luego de vencer por 31 a 2 a Jabalíes en un encuentro que dominó de principio a fin y la única anotación en contra que permitieron fue por un error de la propia ofensiva.
Ambos equipos salieron al emparrillado con lo mejor que tenían, en una tarde que había comenzado con tormentas fuertes sobre la provincia de Buenos Aires y que, si bien aminoró con el correr del partido, se encargó de dejar el campo sumamente mojado y difícil para las corridas y atrapadas del balón.
El encuentro empezó rápidamente favorable a Tiburones ya que tras un despeje por parte de Jabalíes, dejó a Fernando Falluca y compañía a poco más de 30 yardas de la zona de anotación. Distancia que no fue problema para la corrida de Augusto Bazán que avanzó con velocidad por la banda izquierda y puso a los suyos 6 a 0 arriba.
El conjunto “escualo” continuó haciendo uso y abuso de sus armas terrestres, con Bazán y Matias Berzuk como estandarte, sin olvidar los acarreos del propio mariscal. Tal es así que con varias corridas por parte de estos jugadores llegaron a ponerse a 11 yardas de una nueva anotación. Con un pase corto de Falluca a Bazán consiguieron el 12 a 0.
Jabalíes continuó sin poder llegar a zona de peligro de su rival, pero después de un despeje ofensivo, los dirigidos por Juan Manuel Sesto lograron mantener a los de Falluca dentro de su propia yarda 10, hasta que forzaron el punt. El centro sobrepaso a Fabio Garibaldi y este se vio obligado a deflectar el balón, lo que ocasionó un safety y le otorgó los únicos 2 puntos del partido a los “porcinos”.
La segunda mitad del encuentro no trajo mejor suerte para Jabalíes. El mariscal Alejandro Bonomo optó por cambiar su formación de dos corredores a una con 3 receptores. Esto consiguió que pusiera en aprietos a la defensiva de Tiburones pero nunca llegaron a más que eso.
Tras un fumble “porcino”, recuperado por Matías Bezruk, llegó una nueva anotación. La ofensiva de Tiburones arrancó a solo 20 yardas de la zona roja, solo les tomó 2 intentos sobrepasarla y lo hicieron con una nueva corrida de Augusto Bazán quien avanzó por la izquierda sin poder ser capturado por ningún defensor.
La situación siguió empeorado para los de Sesto, ya que cuando su ofensiva volvió a la cancha, un envió de Bonomo a Luciano Lettieri fue interceptado por Mariano Smilasky y dejó a su equipo muy cerca de un nuevo festejo. Tal es así, que en el primer intento, Falluca consiguió darle un pase a Smilasky, quien avanzó en soledad y firmó el 24 a 2 para Tiburones.
Una situación similar a la anterior se dio cerca del final del partido. Una intercepción por parte de Smilasky puso a Falluca y compañía nuevamente en cancha en su propia yarda 20. Con varios avances por tierra gracias a Bazán y Bezruk lograron llegar a mitad de campo. Un envió largo hacia Guillermo Herrera lo encontró solo para que corriera casi 20 yardas y anotará. Luego Smilasky anotó el punto extra y cerró así el encuentro 31 a 2.
De esta manera Tiburones jugará la final por el Tazón Austral ante Corsarios, el mismo rival con el cual perdió en 2015 por 28 a 26. ¿Será este el año “escualo”?

Author

Christian Villalba