headerindex (1)
topbannermen

Triple Jornada de cierre

Tres actos inundarán la última fecha antes de playoffs el sábado en Champagnat. La rueda que empezó en junio dará el salto a la parte final de la temporada con tres equipos ya definidos –Corsarios, Jabalíes y Osos Polares- y el restante que saldrá de esta triple jornada. Un partido de calendario, uno que define el cuarto puesto y la precuela de una de las semifinales serán el motivo inicial para llenar de acción el sintético.

Por el honor y el 9-1. Corsarios ya sabe que su rival en playoffs no sale de Tiburones o Cruzados. A los dos ya les ganó en ambas fechas de la temporada regular y si la lógica juega una buena pasada, Liatti va a tener su cuarta final consecutiva por el Tazón Austral. Aquella derrota ante Jabalíes queda muy lejos en el horizonte pirata: por el derrumbe de Jabalíes y el crecimiento mismo de los liderados por Francisco López, su QB. Los dorados viven su eterna depresión con la noticia de que tienen el primer pick del 2018. Con algunas bajas con respecto a 2016 y con cuatro mariscales en menos de 9 partidos, el presente no puede ser por lo menos ruinoso.

Hasta acá nos acompaño el viento. La partida entre porcinos y polares va a tener 8 cuartos. En sí, el del sábado no define nada, pero invade, define. Con ímpetu, Osos dominó a los rivales de la parte baja del cuadro, independientemente del resultado. Acaso la caída ante Jabalíes puede llegar a amedrentar a los coacheados por Hugo Ferreyra, sin embargo al fin y al cabo es la oportunidad para dar ese mensaje que tanto ansían. Juan Manuel Sesto y compañía quieren ser el equipo arrollador de los seis partidos iniciales. Si su comienzo no tuvo grietas, su final mostró sangre y mucha. Primero, dejó crecer a Corsarios. Error fatal. Segundo, se mostró vulnerable.

Una frutilla para el mejor postre. Lo único que se define el último día de septiembre es el cuarto puesto. Quien gana, adentro de playoffs. ¿Por qué solo alcanza con una victoria? Cruzados, con un récord de 2-7, tiene una mejor diferencia de puntos que su rival, Tiburones, quien mantiene un partido ganado más (3-6). La reanudación del encuentro, suspendido por lluvias y tormentas que imposibilitaron la acción por la fecha 5, muestra una diferencia de 6 puntos para la Hermandad, dato no menor.

La tabla, dominada por Corsarios, ya sabe que el último puesto se lo lleva Legionarios con una temporada de más a menos: una defensa sólida por momentos que cae ante las yardas acumuladas; que Jabalíes asomó como el gran equipo que venía a desterrar a los piratas, robarles su cuarto Tazón consecutivo e imponer su juego, sin embargo comenzaron las derrotas y aún no se sabe qué equipo aparecerá el sábado, el que gana o el que pierde; que Osos alcanzó una sólida base desde la cual augura buenos años, pero que los mejores golpes ante los punteros todavía no los da; y, por último, que esa novela de pocos actores se definirá como la historia quiere que se definan la cosas: a quemarropa, entre dos y en un emparrillado.

Author

Franco Franceschetti